Franja de Gaza: los combates en Jabaliya se intensifican y dejan tres nuevos muertos del lado israelí

Mientras, las FDI comunican que continuarán con su operación en el enclave de Rafah pese a las críticas contra el Gobierno de Netanyahu después del incendio en los campamentos de refugiados.

Las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) han perdido a tres soldados en la Franja de Gaza, según comunicaron este miércoles. De acuerdo con los militares, estos tres soldados fueron cayeron en una trampa en el interior de un edificio en la Franja.

Se tratan de tres sargentos con edades entre los 20 y los 21 años. Los tres pertenecía al 50º batallón de la brigada Nahal. Sus nombres son Amir Galilove, Ura Bar Or y Midreshet Ben-Gurion. Con ellos se suman 291 militares israelíes muertos desde el inicio de la campaña militar en Gaza.

El incidente ocurrió en la localidad de Jabaliya, en el norte de la Franja de Gaza. Otros dos soldados de la misma unidad resultaron heridos por la explosión que se detonó por una trampa en la entrada de un túnel.

Las FDI reubicaron recientemente tropas en Jabaliya, dónde aseguraron que se intensifican los combates contra elementos armados palestinos. Las FDI denuncian que sus tropas están bajo intenso fuego de lanzacohetes antitanque en la ciudad.

Al margen de estos combates, las FDI se esfuerzan por encontrar y destruir más túneles de Hamás en Jabaliya, además de encontrar armas y municiones. En este tipo de operación fue en la que los tres soldados de la brigada Nahal murieron.

La operación en Rafah continúa

Más al sur, la operación militar de Israel en Rafah continúa. Las muertes de estos tres soldados israelíes sobreviene al mismo tiempo que la comunidad internacional vuelve a ejercer gran presión sobre el Gobierno de Benjamín Netanyahu tras el último bombardeo sobre en enclave sureño gazatí.

Tras este último ataque, se prendió un incendio en los campamentos de refugiados que acabó con la vida de alrededor de 45 personas. Si Hamás y los grupos palestinos acusan a Israel y su bombardeo de dichas muertes, el Gobierno de Netanyahu asegura que fue un depósito de armas perteneciente a Hamás y ubicado en el campamento el que provocó el incendio. Las FDI aseguran que la munición que usan no provoca incendios.