fbpx

Fracasa el programa antirracista de Trudeau tras financiar a una organización antisemita

El gobierno destinó un aproximado de 133.800 dólares a una organización donde su principal jefe fue acusado de antisemita y racista.

El gobierno del primer ministro canadiense Justin Trudeau concedió a principios de este año una importante subvención financiada por los contribuyentes para la lucha contra el racismo. Hace algunas semanas, diversos medios de comunicación tildaron el plan como "fracaso" después de que su principal promotor fuera expuesto como antisemita.

El dinero estaba destinado al Community Media Advocacy Center (CMAC), encargado de elaborar una estrategia para luchar contra el racismo en la radiodifusión canadiense. A mediados de agosto, las revelaciones sobre las opiniones antisemitas expresadas en Internet por el consultor jefe del grupo, Laith Marouf, hicieron ver que el CMAC no podía cumplir esa función.

Dinero mal invertido

Laith Marouf es un activista palestino-sirio que figura como jefe de la organización sin ánimo de lucro con una posición antirrascista. El gobierno federal le concedió al grupo 133.800 dólares para apoyar su labor. Sin embargo, el largo historial de comentarios antisemitas y antisionistas bien documentados en la cuenta de Twitter -ahora bloqueada- de su principal portavoz, creo una polémica y descontento a nivel internacional. Uno de sus tuits decía:

"Ya saben que todos esos sacos de heces humanas con la boca llena, también conocidos como los supremacistas blancos judíos; cuando liberemos Palestina y tengan que volver al lugar de donde vienen, volverán a ser perras de voz baja de sus amos supremacistas blancos cristianos/seculares".

Las expresiones de odio de Marouf en Internet no se limitaron a los judíos. En una publicación del 8 de julio de 2022, atacó a los canadienses franceses, escribiendo: "Las ranas francesas están muy ricas asadas. Vuelve a tu canalillo franco".

El abogado de Marouf, Stephen Ellis, sugirió que su cliente no guarda "ninguna animadversión hacia la fe judía como grupo colectivo", y afirmó además que "los tuits reflejan una frustración con la realidad del apartheid israelí y un gobierno canadiense que colabora con él".

Respuesta del gobierno

El ministro de Diversidad e Inclusión de Canadá, Ahmed Hussen, anunció el 22 de agosto que el contrato gubernamental otorgado a la CMAC había sido suspendido. En un esfuerzo por proteger a Trudeu y su cúpula de la culpa, Hussen sugirió que la organización tenía que responder por haber contratado a Marouf:

Pedimos a la CMAC, una organización que dice luchar contra el racismo y el odio en Canadá, que responda cómo llegó a contratar a Laith Marouf, y cómo piensa rectificar la situación dada la naturaleza de sus comentarios antisemitas y xenófobos.

No obstante, los esfuerzos del gobierno por tratar de restablecer su imagen parecen siempre terminar en polémica. En 2019 salieron a la luz numerosas fotografías del primer ministro Trudeau adulto vestido de negro. En una de las disculpas que presentó, Trudeau reconoció que la acción era racista y asumió toda la responsabilidad por ello.

Incendios "comprensibles" de 68 iglesias cristianas

Además, en respuesta al vandalismo y el incendio de más de 68 iglesias cristianas en Canadá el pasado verano y en medio de los llamamientos a "quemarlo todo", Trudeau declaró: "Entiendo la ira que hay contra el gobierno federal, contra instituciones como la iglesia católica; es real y es totalmente comprensible".

Todos estos comentarios han causado que a pesar de sus iniciativas de lucha contra el odio y la discriminación, el actual gobierno canadiense haya sido calificado de incoherente en muchas ocasiones.