Voz media US Voz.us

Terremoto político en Canadá: el partido de Trudeau pierde un bastión progresista en Toronto y crecen las dudas sobre el liderazgo del primer ministro

La derrota llega cuando los conservadores lideran claramente las encuestas y los aliados del líder progresista piden su dimisión tras bastidores.

El primer ministro canadiense Justin Trudeau enfrenta un grave problema de popularidad AFP

En un giro inesperado de los acontecimientos, calificado como un terremoto político por la prensa canadiense, el Partido Liberal, liderado por el primer ministro Justin Trudeau, perdió un bastión progresista en Toronto a manos de los conservadores en una elección parlamentaria especial.

La agencia gubernamental Elecciones Canadá informó este martes que el candidato conservador de la oposición, Don Stewart, ganó ajustadamente el distrito de Toronto-St. Paul's por casi 600 votos.

En términos porcentuales, Stewart se impuso con el 42,1 % sobre el 40,5 % de la candidata progresista, Leslie Church.

Esta elección especial se realizó para reemplazar a una exministra del gabinete de Trudeau y miembro electo del Parlamento, Carolyn Bennett, que mantenía la silla curul desde 1997 y que recientemente dejó vacante el escaño para convertirse en embajadora en Dinamarca.

Se trata de una elección especial que podría definir el futuro político de Trudeau, especialmente si se considera que los progresistas habían ocupado el escaño de Toronto-St. Paul's desde 1993.

Si bien el distrito apenas representa uno de los 338 escaños de la Cámara de los Comunes de Canadá, la derrota para el partido de Trudeau se produce en un momento muy delicado, justo cuando el liderazgo del primer ministro está en tela de juicio, con los conservadores, liderados por Pierre Poilievre, dominando claramente las encuestas por un margen que oscila entre los 15 y 20 puntos de cara a las elecciones generales de octubre de 2025.

De hecho, si bien Trudeau ha logrado mantener el apoyo público de los miembros de su partido, bajo anonimato los progresistas han acudido a la prensa para pedir la dimisión de Trudeau, quien mantiene índices de aprobación muy bajos desde hace meses, con casi el 60 % de los canadienses desaprobando su desempeño como primer ministro.

Según reporte de CBC News, en los pasillos del Parlamento hay muchos aliados progresistas de Trudeau preocupados por las encuestas y el desempeño del primer ministro.

“Varios diputados del área metropolitana de Toronto temen perder sus escaños”, afirmó la semana pasada un funcionario electo de Ontario que pidió el anonimato para hablar con libertad.

De hecho, algunos parlamentarios también hablaron en anonimato y afirmaron que les resulta difícil creer que Trudeau será capaz de sobrevivir políticamente a las próximas elecciones y por eso consideran que es necesario un cambio de liderazgo en este momento, cuando todavía tienen un año para recuperar el terreno perdido.

“Sería mejor cambiar de líder por el bien de nuestro país”, dijo a CBC News un parlamentario progresista que respeta mucho a Trudeau.

El legislador además teme que la gran impopularidad de Trudeau sea un yunque que pese sobre los hombros del Partido Liberal en las elecciones de octubre de 2025.

“Mañana por la mañana, si viéramos a Justin Trudeau saltar a un río para salvar a dos niños perseguidos por un cocodrilo, la gente diría que fue culpa suya”, comentó el legislador.

En este contexto, las elecciones en Toronto-St. Paul's resultaron en un referéndum a Trudeau entre los votantes progresistas más acomodados.

De hecho, la candidata derrotada, Leslie Church, era exjefa de gabinete de la ministra de Finanzas de Trudeau, Chrystia Freeland.

Ella reconoció que los votantes progresistas "enviaron un mensaje claro, que quieren que volvamos a ganarnos su confianza".

También afirmó que el partido tiene 16 meses para recuperarse y que volverá a presentarse a las elecciones en octubre de 2025. Sin embargo, con los ánimos caldeados, la gran duda es si esos meses serán liderados por Trudeau u otro miembro del Partido Liberal.

Por el momento, los expertos coinciden en que el primer ministro está herido de gravedad.

"La presión sobre Trudeau para que anuncie su dimisión es ahora insuperable", dijo a The Washington Post Nelson Wiseman, profesor emérito de la Universidad de Toronto. "Toronto-St. Paul's fue uno de los únicos 40 escaños que ganaron los liberales cuando experimentaron su peor resultado histórico, en 2011”.

Si los liberales no pueden ganar este distrito en una elección especial, concluyó Wiseman, “¿cómo pueden esperar ganar unas elecciones generales?”. 

RECOMENDACIONES

tracking