fbpx

El alcalde demócrata de Nueva York asegura que los inmigrantes son una "verdadera carga"

Eric Adams pide dinero al Gobierno federal para poder acoger a más de 2.800 personas... y el gobernador de Arizona le pone en evidencia.

El alcalde de Nueva York, Eric Adams, afirmó en un comunicado que los inmigrantes se están convirtiendo en una "verdadera carga" para la ciudad. El funcionario demócrata enfatizó que "actualmente se está experimentando un notable aumento del número de solicitantes de asilo que llegan de América Latina y otras regiones", motivo por el que pidió al Gobierno federal fondos para atender la situación.

Adams solicitó ayuda a la Casa Blanca para acoger a las más de 2.800 personas que han ingresado recientemente en el sistema de refugios de la ciudad, explicando que los programas de asistencia a los inmigrantes están sobrecargados. "Hay toda una serie de cosas que esto va a producir. Necesitamos ayuda", afirmó el alcalde en una comparecencia pública.

“Para poder cumplir con el mandato de servir como ciudad que ofrece refugio, y ofrecer refugio de alta calidad y servicios a aquellos que entran en nuestro sistema, Nueva York necesita recursos federales adicionales de forma inmediata”, añadió.


Como ya hiciera esta misma semana la alcaldesa de Washington DC, la también demócrata Muriel Browser, Adams ha querido poner en el punto de mira a las Administraciones republicanas de Texas y Arizona, que, según reporta la agencia EFE, "han estado ofreciendo transporte a migrantes para que vayan a la capital, como modo de protesta por la política migratoria del presidente Joe Biden".

Pero el gobernador republicano de Arizona, Doug Ducey, ha negado estar enviando emigrantes a Nueva York, aduciendo que sólo los está enviando a la capital; si bien se ha congratulado de que "por fin esos alcaldes progresistas hablen de esta crisis humanitaria, ahora que está afectando a sus comunidades".

"[Adams] no tiene ni idea de lo que está pasando en la frontera sur de nuestro país", ha denunciado Ducey en Twitter. "Nuestras comunidades llevan mucho tiempo en tensión debido a la crisis fronteriza. La verdadera falta de compasión proviene de la Administración Biden, que ha hecho la vista gorda".