fbpx

California amplía la alerta energética y se prepara para los apagones

El gobernador Gavin Newsom, promotor de energías renovables, ordenó también restricciones en el uso de agua. El estado se dirige a los apagones forzados.

California se prepara para implementar apagones eléctricos ante el colapso del sistema. El operador de la red eléctrica declaró el lunes por la noche una emergencia de red de nivel 2, el paso previo a que comiencen los apagones forzados.

Los funcionarios del estado pidieron a los consumidores evitar el uso de aparatos eléctricos y no cargar vehículos sus eléctricos. A pesar de que hace apenas unos días California aprobó la normativa para prohibir los vehículos de gasolina.

La alerta nivel 2 se produjo con millones de hogares y negocios encendiendo el aire acondicinado para hacer frente a las altas temperaturas. El uso de electricidad en el estado alcalzó estos días su nivel más alto desde 2017. Por eso, el Operador Independiente del Sistema de California (ISO emitió la primera Alerta Flex pidiendo a los residentes reducir el consumo de energía desde las 4 p.m. hasta las 9 p.m. Este lunes se agregó una hora extra a la alerta.

Récord de demanda y escasez de energía

Los funcionarios de California dijeron que el estado podría romper el récord histórico de demanda de energía este martes, cuando los estudiantes regresen a las aulas y los negocios reabran después del largo fin de semana festivo por el Día del Trabajo.

Por lo tanto, aumenta el riesgo de apagones como consecuencia de la apuesta del estado por las fuentes de energía renovables, como la solar y la eólica, y el abandono de otras como el gas natural y la energía nuclear. El gobernador Gavin Newsom se vio obligado a emitir una declaración de emergencia para liberar suministros de energía adicionales.

En los últimos años, California ha clausurado de forma continua centrales eléctricas de gas natural, obligando al estado a depender de granjas solares que se oscurecen a última hora del día -cuando la demanda eléctrica es mayor- y que se demostraron insuficientes para hacer frente a las necesidades de los consumidores. Al mismo tiempo, California está sufriendo una sequía que limita la producción de energía hidroeléctrica.

Pese a todo, tanto Newsom como numerosas administraciones locales continúan con su política de limitación de combustibles fósiles. Ahora los californianos sufrirán los apagones consecuencia en parte de estas políticas.