Biden logró disuadir a Netanyahu de atacar a Hezbollah el pasado 11 de octubre

Así lo informó The Wall Street Journal, que reveló una conversación que ambos líderes tuvieron cuando Israel tenía todo preparado para iniciar la ofensiva.

Hamás lanzó su ataque contra Israel en la madrugada del 7 de octubre, masacrando gente y secuestrando a otros en la Franja de Gaza. Desde entonces se desató una guerra que todavía continúa en Oriente Medio. Desde Estados Unidos, Joe Biden comenzó respaldado incondicionalmente a Benjamin Netanyahu, aunque en las últimas semanas le pidió más moderación. En este contexto, The Wall Street Journal reveló que el demócrata logró convencer a su homólogo de no atacar a Hezbollah, cuando ya estaba todo preparado para lanzar la ofensiva.

Según dio a conocer el citado medio, Israel tenía información de inteligencia que indicaba que la organización libanesa se estaba preparando para lanzar un ataque contra el Estado judío, arrinconando así a sus fuerzas.

A modo de respuesta, el primer ministro israelí preparó una contraofensiva, con aviones de combate que estaban listos y esperando órdenes para comenzar el ataque preventivo. Sin embargo, fue aquí donde Biden y parte de su gabinete se contactaron con Bibi y lo convencieron de no seguir adelante con sus planes.

"El ataque israelí no se llevó a cabo. Y la conversación entre Biden y otros funcionarios estadounidenses y Netanyahu y su gabinete de guerra -de cuyos detalles no se ha informado previamente- marcó una pauta en los esfuerzos de la Casa Blanca por protegerse de cualquier expansión del conflicto que pudiera atraer a Estados Unidos", informó el WSJ.

La disuasión de la Casa Blanca se enmarca en su estrategia de evitar cualquier escalada de violencia en la frontera que Israel comparte con El Líbano. Para reforzar la retórica, Washington DC envió dos grupos de ataque de portaaviones al Mediterráneo oriental, seguidos de un submarino nuclear, para reforzar la disuasión.

Biden le pidió moderación a Netanyahu

Marcando un quiebre con el discurso que había mantenido desde el 7 de octubre, el presidente norteamericano dijo que Israel debería cambiar su estrategia en la Franja de Gaza, acentuando que esta estaba perdiendo apoyo en el plano internacional.

"Tiene que cambiar, y con este gobierno, este gobierno en Israel le está haciendo muy difícil moverse. Bibi tiene que tomar una decisión difícil. Este es el gobierno más conservador de la historia de Israel", señaló el pasado 13 de diciembre,  para luego agregar que la actual gestión israelí "no quiere una solución de dos Estados".