Biden dio el permiso a Ucrania para usar armas norteamericanas en suelo ruso

Ucrania también tiene el respaldo de sus aliados europeos y del secretario general de la OTAN, quienes apoyan un uso limitado para frenar la ofensiva sobre Járkov.

La Administración Biden habría dado permiso a Ucrania para realizar ataques en suelo ruso con armamento norteamericano. Es lo que el medio POLITICO desveló esta semana, citando varios funcionarios de Washington cercanos al dosier. Varios otros medios confirmaron la información de POLITICO a través de distintas fuentes de la Administración.

De acuerdo con el medio, la autorización de la Casa Blanca ha querido ser discreta. La luz verde contempla ataques con armas provistas por Estados Unidos en Rusia para contrarrestar la ofensiva rusa contra la región de Járkov. Dicha región, en el noreste de Ucrania y fronteriza con Rusia, sufre un ataque a gran escala por parte de Rusia, que organiza sus fuerzas desde el interior de su territorio, concretamente la región de Belgorod. El Ministerio de Defensa ruso informó esta semana que sus fuerzas armadas han conquistado cerca de 880 km cuadrados de territorio ucraniano en lo que va de año.

"El presidente ha ordenado recientemente a su equipo que se asegure de que Ucrania puede utilizar armas estadounidenses con fines de contrafuego en Járkov para que Ucrania pueda devolver el golpe a las fuerzas rusas que les golpean o se preparan para golpearles", dijo uno de los funcionarios estadounidenses citado por POLITICO, añadiendo que la política de no permitir ataques de largo alcance dentro de Rusia "no ha cambiado".

Este cambio en la política estadounidense para el uso de sus armas por parte de Ucrania responde a la situación crítica en el frente de Járkov y no es incondicional. Se espera que Ucrania realice los ataques expresamente necesarios para frenar el avance de las fuerzas rusas en la región de Járkov, en lugar de atacar mucho más allá. Sí que da cierta flexibilidad al Gobierno de Zelenski para poder golpear las líneas de suministro rusas detrás de la frontera.

Las fuentes citadas aseguran, sin embargo, que Ucrania tiene expresamente prohibido usar el armamento estadounidense para golpear contra infraestructuras civiles. Tampoco podría usar los sistemas de misiles de largo alcance para golpear en el interior profundo de Rusia.

La OTAN y los aliados europeos a favor

La luz verde de la Casa Blanca llega después de que los principales apoyos a Ucrania en Europa -Reino Unido y Francia - sostuvieron públicamente que Ucrania tiene derecho a atacar dentro de Rusia con las armas cedidas. Este mismo viernes, el Gobierno alemán se unió a estas autorizaciones y anunció que permite a Ucrania usar sus armas en territorio ruso. Se espera que a lo largo de los próximos días más países occidentales que dieron apoyo militar a Ucrania den sus autorizaciones.

La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) también respaldó a Ucrania en el uso de armas extranjeras contra territorio ruso de forma limitada. El secretario de la organización, Jens Stoltenberg, aseguró que "Ucrania tiene derecho a defenderse" y que el escenario de la guerra ha cambiado. Si en los primeros momentos la mayoría de los combates se producían en territorio ucraniano, esto ha cambiado ahora. "Vemos que los rusos pueden situarse en su lado de la frontera con una vista que es más o menos la misma que la línea del frente".

Por ello, Stoltenberg añadió que "el derecho a la autodefensa también incluye la capacidad de atacar objetivos militares legítimos fuera de Ucrania, justo al otro lado de la frontera con territorio ruso". Sus declaraciones se dan tan solo algunas semanas antes de que los miembros de la alianza se reúnan en el mes de julio para deliberar en bloque cuáles son los nuevos principios de apoyo a Ucrania.

Respuesta del Kremlin

El Gobierno ruso declaró el viernes que las fuerzas ucranianas ya están usando armas de Estados Unidos para atacar a Rusia. "Sabemos que, en general, ya se están utilizando armas de fabricación estadounidense para intentar efectuar ataques en territorio ruso. Y esto es una prueba bastante elocuente del alcance de la implicación de Estados Unidos en este conflicto", declaró a la prensa el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.