Arkansas se suma a la rebelión de estados republicanos contra el nuevo Título IX de Biden

La gobernadora Sarah Huckabee Sanders aseguró que la iniciativa del presidente era "ridícula" y alertó sobre los peligros de su implementación.

Arkansas se sumó a algunos estados republicanos en su rebelión contra el cambio de Título IX del presidente Joe Biden. La gobernadora Sarah Huckabee Sanders, exsecretaria de Prensa de Donald Trump, calificó la iniciativa de la Casa Blanca como "ridícula" y alertó que atenta directamente contra el deporte femenino a lo largo y ancho del país.

A finales de abril, la Administración Biden amplió el Título IX, concretamente significado de discriminación sexual para incluir la orientación sexual y la identidad de género. Según la gobernadora republicana, esta medida es "claramente ridícula" y llevará "a que los hombres compitan injustamente en deportes femeninos; recibir acceso a vestuarios, baños y espacios privados de mujeres y niñas; y competir por becas para mujeres”.

"Si Biden se sale con la suya, las estudiantes universitarias se ducharán y cambiarán junto a los estudiantes universitarios masculinos, referirse a alguien utilizando pronombres biológicamente correctos los llevará a todos ante un tribunal disciplinario por acoso y las becas antes reservadas a las mujeres estarán ahora abiertas a cualquiera que diga ser mujer. Mi mensaje a Joe Biden y al gobierno federal es que no lo acataremos", sumó desde el Capitolio de Arkansas en la ciudad de Little Rock.

Huckabee Sanders firmó una orden ejecutiva que instruye a las escuelas a cumplir con las leyes estatales en esta materia, las cuales impiden que los estudiantes transgénero usen baños, vestidores y compitan en equipos deportivos que coincidan con su identidad de género.

A su vez, las instituciones educativas deben seguir cumpliendo que la ley del 2023 que también impide que los empleados estatales se dirijan a menores de edad con un pronombre distinto al del sexo biológico sin el permiso de sus padres.

Hasta el momento, más de una docena de estados republicanos demandaron al Departamento de Educación por los cambios en el Título IX, entre los que se destacan Texas, Montana, Idaho y Mississippi, entre otros. A su vez, Florida y Ohio también anunciaron que no aplicarán las nuevas normas.

Promulgado en 1972, el Título IX se ideó para prohibir cualquier discriminación basada en el sexo en las escuelas o programas que reciban dinero público.

"Ninguna persona en Estados Unidos podrá, por razón de sexo, ser excluida de la participación en, negársele los beneficios de, o ser objeto de discriminación en virtud de cualquier programa o actividad educativa que reciba asistencia financiera federal", se leía en el Título IX original redactado por el entonces senador Birch Bayh (D-IN).