Arabia Saudí condena a once años de prisión a una activista por "apoyar" los derechos de las mujeres

La instructora de fitness, Manahel al-Otaibi, ingresó en prisión en enero. Cuatro meses después, pudo ponerse en contacto con su familia y denunciar los abusos a los que se la había sometido.

Arabia Saudí condenó a once años de prisión a una activista por "apoyar" los derechos de las mujeres. La instructora de fitness, Manahel al-Otaibi, ingresó en prisión en enero de este año después de que el gobierno saudí la acusase "por su elección de vestimenta" así como por "su apoyo a los derechos de las mujeres".

Tras esto, se le perdió el rastro hasta el 26 de abril de este año, cuando la joven pudo ponerse en contacto con su familia y denunció que recibió distintos abusos físicos y que, de hecho, tenía una pierna rota fruto de dichas "palizas", tal y como reveló el responsable de campañas de Amnistía Internacional sobre Arabia Saudí, Bissan Fakih quien además, informó, supo que la joven había recibido dicho abuso desde noviembre de 2023 hasta abril de este año:

La condena de Manahel y su sentencia de once años es una injusticia terrible y cruel. Desde el momento en que fue arrestada, las autoridades de Arabia Saudita la han sometido a un catálogo implacable de abusos, desde detención ilegal por apoyar los derechos de las mujeres hasta desaparición forzada durante más de cinco meses mientras era interrogada, juzgada, sentenciada en secreto y sometida a repetidas palizas por parte de otros en la prisión. Con esta sentencia, las autoridades saudíes han puesto de manifiesto la vacuidad de sus tan publicitadas reformas sobre los derechos de las mujeres de los últimos años y han demostrado su escalofriante compromiso de silenciar la disidencia pacífica.

¿Cuándo detuvieron las autoridades a Manahel al-Otaibi?

A pesar de que sus abusos físicos se conocieran hace unos días, su caso pasó a ser de conocimiento público hace unos meses. De esta forma, la sentencia, determinada por el Tribunal Penal Especializado el pasado 9 de enero, se conoció el 25 de ese mismo mes. En ese momento, explicó Amnistía Internacional, el gobierno saudí respondió a una solicitud de información en un comunicado conjunto de relatores especiales de la ONU asegurando que la habían condenado por "delitos terroristas" tras arrestarla en noviembre de 2022.

Esos supuestos crímenes, informó el organismo, resultaron ser, en realidad, cargos imputados contra ella "únicamente con su elección de ropa y la expresión de sus puntos de vista en línea", llegando a acusarla por vestir "ropa indecente" así como por ir "a las tiendas sin usar un abaya" (un vestido tradicional).

El activismo en línea, un delito en Arabia Saudí

Cargos similares a los que, señala The Guardian, se presentaron también contra su hermana, Fawzia al-Otaibi, quien huyó del país tras recibir una citación para interrogarla en 2022. A su otra hermana, Maryam, también se la detuvo, retuvo y finalmente se la liberó en 2017 por protestar contra las reglas de tutela, la misma ley por la que arrestaron a Manahel hace ya dos años.

No son las únicas. El diario británico también recordó que, en Arabia Saudí, se ha detenido en los últimos años a varias mujeres activistas cuyo único delito fue expresarse mediante sus redes sociales. Fue el caso de Salma al-Shehab, condenada a 27 años de prisión; Fatima al-Shawarbi, que recibió una sentencia de 30 años en prisión; Sukaynah al-Aithan, que deberá permanecer en prisión durante 40 años; y Nourah al-Qahtani, cuya sentencia alcanzó los 45 años.