fbpx

Washington DC se declara en emergencia por la ola de inmigrantes ilegales

La alcaldesa Muriel Bowser creará una oficina de servicios para inmigrantes que tendrá un costo de 10 millones de dólares.

La alcaldesa de Washington, DC Muriel Bowser, declaró este jueves una emergencia pública por la llegada de miles de inmigrantes que ingresan a la capital del país en autobús desde Arizona y Texas, enviados por los gobernadores de ambos estados como señal protesta ante las políticas migratorias de la Administración Biden.

Antes de que los gobernadores de Texas, Gregg Abbott y de Arizona, Doug Ducey iniciaran el envío de inmigrantes ilegales a las llamadas ‘ciudades santuario’, Nueva York, Washington y Chicago, la alcaldesa Muriel Bowser defendió una política abierta para los irregulares. No obstante, ahora se vio desbordada por la situación hasta el punto de que solicitó en agosto dos veces la activación de la Guardia Nacional (las solicitudes fueron denegadas por el pentágono) para poder controlar la situación.

La declaración de emergencia permite a Bowser y a su Administración tener más poder y flexibilidad. Los funcionarios podrán movilizar personas y recursos más rápido y buscar asistencia financiera federal. La alcaldesa destacó que enviará una legislación de emergencia al Consejo de Washington para codificar una nueva oficina.

Oficina de servicios para inmigrantes

Muriel Bowser anunció que se utilizarán 10 millones de dólares para establecer una oficina de servicios para inmigrantes para brindar apoyo y servicios. Estará integrada en el Departamento de Servicios Humanos y prestará apoyo y servicios a las organizaciones no gubernamentales (ONG).

"Estamos implementando un marco que nos permitiría tener una respuesta coordinada con nuestros socios”, dijo Bowser, alcaldesa demócrata. "Esto incluirá un programa para recibir a todos los autobuses, y dado que la mayoría de las personas seguirán adelante, nuestro enfoque principal es asegurarnos de tener un proceso humano, eficiente y de bienvenida que les permita a las personas trasladarse a su destino final", expresó Bowser.

Greg Abbott

El gobernador de Texas, Greg Abbott, afirmó que continuará transportando a los inmigrantes hasta que el presidente asegure la frontera. E invitó a la alcaldesa de Washington, DC, Muriel Bowser y al alcalde Adams a la frontera texana con el objetivo de mostrarles la crisis migratoria "de primera mano”. No obstante, ambos funcionarios no se han apersonado hasta el Estado de la Estrella Solitaria.

Según datos reseñados por CNN, la oficina del gobernador de Texas ha enviado hasta el momento a más de 7.900 inmigrantes en más de 190 autobuses a la ciudad de Washington, más de 2.200 inmigrantes en más de 40 autobuses a la ciudad de Nueva York y más de 300 inmigrantes en más de cinco autobuses a Chicago.