fbpx

Sarah Palin vuelve a la política para representar a Alaska en la Cámara de Representantes

La excandidata a la vicepresidencia de Estados Unidos opta al asiento dejado por Don Young (R).

Sarah Palin vuelve a la política. Tras el fallecimiento de Don Young (R), que estuvo 49 años representando a Alaska en la Cámara, la candidata republicana aspira a ocupar el único escaño del estado alasqueño tras postularse en el mes de abril y por el que compite contra el también republicano Nick Begich y la demócrata Mary Peltola.

Fiel defensora del movimiento 'Tea Party', Palin, obtiene por el momento, el 32,59% de los votos. De este modo, es la segunda candidata con mayor apoyo de los electores en las encuestas de la primera vuelta por detrás de Mary Peltola (38%). Por su parte, el también republicano Nick Begich consigue el 29% de los apoyos.

Sistema de elección

De cara a estos comicios, los electores escogerán a su candidato en votación por preferencia (aprobado por los residentes del estado de Alaska en 2020) en vez de por elección partidista. Aquel aspirante que consiga la mayoría absoluta de votos será declarado ganador.

Si, como parecen indicar las encuestas, no hay un candidato que se lleve más de la mitad de los votos, se contabilizarán las segundas opciones de los candidatos rechazados (a partir del tercero). Puesto que el tercero en discordia sería Nick Begich a día de hoy, y es republicano, Sarah Palin tiene opciones de representar al estado en la Cámara.

Gobernadora de Alaska

Natural de Sandpoint (Idaho), Palin se convirtió en Gobernadora de Alaska en diciembre de 2006 hasta su renuncia en julio de 2009. Sin dar un motivo específico, todo apuntó a que su marcha se vio motivada por su postulación a vicepresidenta de Estados Unidos en la candidatura de John McCain en los comicios de 2012. Desde entonces, estuvo alejada de la política y ligada al mundo televisivo.

Su perfil de política conservadora hace que Donald Trump le mostrase su simpatía y su apoyo cara a representar a Alaska en la Cámara de Representantes. La candidata republicana respaldó al expresidente de los Estados Unidos en las elecciones generales de 2016, por lo que se trata de un gesto recíproco entre ambos políticos.