Musk le gana a Australia: retiran la demanda que había contra X por no eliminar unas imágenes de un apuñalamiento en una iglesia

"Vale la pena luchar por la libertad de expresión", expresó el magnate tras el anuncio.

Australia anunció este miércoles que retiró la demanda contra X, la plataforma de redes sociales de Elon Musk, que pedía eliminar mundialmente las imágenes del apuñalamiento de un obispo en una iglesia de Sídney.

Julie Inman-Grant, comisionada de eSafety, el máximo cargo del regulador independiente de Australia para la seguridad en línea, anunció que tras evaluar el caso consideró que la suspensión de la demanda "probablemente lograría el mejor resultado para la seguridad en línea de todos los australianos, especialmente los niños" asegurando que el “único objetivo” de emitir el aviso de eliminación a X era “evitar que este material extremadamente violento se volviera viral, incitando potencialmente a más violencia e infligiendo más daño a la comunidad australiana”.

Reacciones de X y Musk

El equipo de Asuntos Gubernamentales Globales de X acogió con agrado la noticia, destacando que la libertad de expresión había prevalecido. Elon Musk también expresó su apoyo a través de la plataforma X, afirmando que "vale la pena luchar por la libertad de expresión".

El incidente y la controversia

La batalla legal inició luego de que el obispo Mar Mari Emmanuel fuera apuñalado durante un sermón transmitido en vivo. Las imágenes se propagaron rápidamente a través de las redes sociales captando la atención de miles de personas tanto en Australia como en el resto del mundo.

Después del ataque, la comisionada australiana emitió una orden judicial para que se retiraran las imágenes a nivel global, una solicitud que fue aceptada por empresas como Meta, Microsoft, Google y TikTok. Sin embargo, X optó por bloquear por geolocalización a los australianos, lo que llevó a la comisionada a ejercer más presión para obligar a la red social a cumplir con sus demandas. Elon Musk cuestionó esto como un ataque a la libertad de expresión, desencadenando así una disputa legal.

“Nuestra preocupación es que, si a cualquier país se le permite censurar contenido para todos los países, que es lo que exige la comisionada australiana, ¿qué impedirá que cualquier país controle todo Internet?”, explicó Musk a través de su plataforma.

El magnate insistió en varias ocasiones que X se adhiere a las leyes de cada país, pero resaltó que no es apropiado aplicar las normas de un país a otros. Asimismo, argumentó que cualquier censura de contenido en otros países debería ser tratada legalmente en esos países específicos.