Marco Rubio, el senador que podría convertirse en el primer vicepresidente hispano

En medio de una carrera presidencial tan apretada, el cubanoamericano sería una poderosa carta para Trump.

Esta semana los medios se llenaron de titulares sobre la posibilidad de que el Senador por Florida, Marco Rubio, sea el elegido por Donald Trump para vicepresidente. Varias fuentes aseguraron que el expresidente lo tiene entre sus favoritos y que las posibilidades de que por primera vez un hispano llegue a la vicepresidencia son altas. Y no es raro, Rubio siempre ha sido una especie de niño prodigio en la política, alcanzado con éxito todo lo que emprende. Además, en un año en el que el voto hispano juega un papel fundamental para ganar la presidencia, Rubio es una carta de mucho peso.

El senador de 52 años no solo es uno de los mayores orgullos de la comunidad cubana, sino que en general goza de una tremenda popularidad entre los hispanos. Lleva tres periodos en el Senado y se ha consolidado como el republicano más influyente en materia de política internacional. Durante la administración de Trump prácticamente era Rubio quien dirigía la política hacia Latinoamérica, logrando grandes avances para presionar a la dictadura cubana y a la tiranía de Nicolás Maduro en Venezuela, lo que hizo que se ganara el respeto y el cariño de millones de hispanos.

Rubio además tiene una presencia impecable en cámara, se expresa con claridad y contundencia en medios, su juventud y su carácter enérgico contrastan fuertemente con la decadente imagen que proyecta la dupla Biden-Harris. Y no solo se trata de la presencia y lo que proyecta sino también de su efectividad comprobada, ha sido declarado el republicano con mayor influencia en el Senado y el segundo más eficaz.

Otra de sus grandes fortalezas es que es respetado por los dos bandos. Aunque goza de amplia aceptación entre los conservadores, también tiene en su récord un amplio número de proyectos de ley bipartidistas, y su influencia se expande al pleno del Senado. En cuanto a su ideología política se le reconoce como conservador pero no es una figura extrema, lo que en unas elecciones generales es un atributo bastante deseado.

Se estima que este año 36,2 millones de hispanos tienen derecho a votar, una cifra nada despreciable en una carrera presidencial tan apretada. Pero sobre todo una cifra nada despreciable para un Trump que sabe que el voto hispano y afro son una de las columnas que sostiene a los demócratas. De hecho, Biden está tan preocupado por perder el voto de los hispanos que ha lanzado su campaña "Latinos con Biden-Harris" y esta semana en Nevada le ha dicho a la comunidad hispana: "Necesito desesperadamente su ayuda".

Rubio es una ficha muy fuerte entre los hispanos, pero también en general entre los americanos. Su carrera ha estado llena de éxitos enormes, siempre ha ganado a pesar de que muchos -incluso el partido republicano- apostaban en su contra. La única que vez que no logró lo que se propuso fue porque precisamente Trump lo venció en la carrera por el ser el nominado a la presidencia por el partido republicano, de modo que la dupla Trump-Rubio sería un poderoso equipo.

Una brillante y meteórica carrera política

Rubio tiene una gran historia de superación, viene de una familia cubana que empezó de cero en este país y que ha visto a su hijo ascender de la Calle Ocho en Miami hasta llegar al Capitolio en Washington. Su padre trabajaba como barman y su madre era camarera de un hotel.

Con tan solo 21 años, en Miami, Rubio decidió llamar a la campaña de Lincoln Díaz-Balart para el Congreso e inscribirse como voluntario. El senador ha dicho que ese verano pasó sus días aprendiendo de la política de Miami desde cero. Después de eso, lo que vendría para él sería una carrera llena de éxitos.

En enero del 2000, a los 28 años, se convirtió en miembro la Cámara de Representantes de Florida. En el 2005 el gobernador Jeb Bush lo ungió como presidente de la Cámara estatal, fue el primer cubanoamericano en obtener esa posición. Se mantuvo como presidente del 2006 al 2008.

Con solo 39 años, y enfrentando el escepticismo de buena parte del Partido Republicano, en el 2010 Rubio logró convertirse en senador tras derrotar al popular gobernador de la Florida Charlie Crist en un desenlace que tomó por sorpresa a muchos.

En el 2015 decidió lanzar su campaña presidencial, pero se retiró de la carrera después de perder las primarias republicanas en Florida contra Donald Trump. En el 2019 volvió al Senado, y en el 2022 fue reelecto por tercera vez.

Rubio es considerado uno de los republicanos con mayor nivel de liderazgo. Según GovTrack, es el republicano con más alto nivel de liderazgo, medido por la frecuencia con la que otros miembros del Congreso copatrocinan sus proyectos de ley.

También es considerado uno de los más efectivos, según el Centro para una Legislación Efectiva (CEL) de la Universidad de Virginia y la Universidad de Vanderbilt, Rubio es el segundo senador más eficaz dentro del Partido Republicano, evaluado según su éxito en la promulgación de leyes y proyectos de ley.

Posiciones Políticas

Según GovTrack Rubio está en el puesto número 15 en cuando ideología política de derecha. En economía apoya el recorte de impuestos y reconoce la necesidad de un presupuesto balanceado. Constantemente critica la política económica del presidente Biden y ha dicho que las políticas de la actual administración están hiriendo a los americanos.

En cuanto al aborto siempre se ha manifestado provida. En cuestiones de ideología de género se ha opuesto a la enseñanza de esas ideas en las escuelas y ha presentado proyectos de ley para prohibir el financiamiento estatal a hospitales que promueven agendas radicales.

Tal vez uno de los campos en los que es más conocido es en materia de política internacional, no solo en lo referente a Latinoamérica, tema en el que durante décadas ha sido uno de los políticos más influyentes, sino también en cuestiones referentes a China y su influencia en Estados Unidos.

Rubio lideró al Senado en la autorización y aprobación de la Ley de Equipo Seguro. Ley que impide al gobierno emitir nuevas licencias a empresas chinas como Huawei y ZTE, que permiten a la dictadura de Xi Jinping espiar a los estadounidenses.

Sobre el polémico proyecto de ley que se aprobó ya en la Cámara de Representantes para obligar a TikTok a cambiar de dueño y desligarse de su empresa matriz ubicada en China, el Senador Rubio ha dicho que hará todo cuanto esté a su alcance para que la ley sea aprobada también en el Senado.

Su influencia en política exterior

El senador Rubio ha tenido tanta influencia en materia de política exterior que durante la administración de Trump fue descrito como el "virtual secretario de Estado para América Latina". Rubio es uno de los senadores que más fuertemente se ha opuesto al régimen castrista en Cuba. Durante el Gobierno de Trump trabajó de la mano con el mandatario para revertir las concesiones entregadas a la dictadura bajo la Administración Obama. Entre sus más conocidos logros está la Ley de Transparencia Militar Cubana que se convirtió en la base para impedir transacciones financieras que beneficien al ejército de la dictadura.

Rubio goza de una alta popularidad y apoyo no solo dentro de la comunidad cubana, sino en general entre los hispanos, ya que se ha opuesto a todas las dictaduras comunistas de la región, siempre condenando enérgicamente sus actuaciones y presentando proyectos para intentar debilitar a esos regímenes.

Respecto a Venezuela, Rubio ha sido uno de los senadores que más enérgicamente ha condenado a la tiranía de Nicolás Maduro, fue tal vez la figura clave para que Estados Unidos reconociera a Juan Guaidó como presidente interino y desconociera a Maduro tras las falsas elecciones del 2019 en Venezuela. Rubio también fue coautor de la ley "VERDAD", ley bipartidista que destinó 400 millones de dólares para ayuda humanitaria a refugiados venezolanos.

Tanto en la Casa Blanca y en el Capitolio, como en los medios de comunicación, en general el senador Rubio es uno de los personajes más determinantes en cuanto a política exterior, es quien explica al Partido Republicano y a muchos medios de comunicación lo que está ocurriendo en Latinoamérica.