fbpx

"Hispanos mentirosos": una juez de Nueva York, destituida por sus comentarios racistas y homófobos

Harriet Thompson llamó "racistas" a los hombres blancos y "prostitutas" a sus colegas en corte, antes de ser expulsada.

La juez Harriet Thompson, del Tribunal de Primera Instancia de Brooklyn, Nueva York, fue acusada de hacer graves comentarios homófobos y racistas en su juzgado. La funcionaria dijo que la homosexualidad es una "abominación" y que las personas con un nombre español son "mentirosas", entre más insultos a sus compañeros y frases ofensivas.

Thompson fue expulsada del tribunal en diciembre de 2021 después de que el inspector general de los tribunales del estado "corroborara" las denuncias de mala conducta contra ella. Sin embargo, la acusada alega que sigue luchando por recuperar su puesto de trabajo porque es víctima de un "golpe político".

Insultos en el tribunal 

Una declaración jurada del juez administrativo del estado, Lawrence Marks, vista por el New York Daily News señala en un expediente de 20 páginas que Thompson dijo frases como: "Odio a estos hombres blancos homosexuales. Ser gay es una abominación para la humanidad. El Espíritu Santo va a por ellos".

Acusó a sus colegas de conseguir un puesto en el tribunal con favores sexuales: "Las mujeres utilizan sus vaginas para todo lo que quieren. Muchas están celosas de mí porque soy inteligente, mientras ellas tuvieron que acostarse con otras personas para llegar a donde están". Llamó a otros cuatro jueces "maricones racistas" que estaban "todos cogiendo entre sí" y tratando de arruinarla y atraparla. Además, calificó a una jueza negra de "marioneta de un hombre blanco".

Se le acusa también de decir que asumía que un litigante era mentiroso si tenía un nombre que hispano: "No me gusta la gente hispana, tienen en un rasgo engañoso que se remonta a los tiempos bíblicos. Cada vez que tengo un caso que involucra a un litigante con un nombre que suena hispano, asumo que es un mentiroso".

Los comentarios atroces incluyeron una vez que dijo que un juez gay estaba "gordo por toda la maldad de lo que está haciendo". Y cuando a una compañera se le diagnosticó Alzheimer, Thompson dijo supuestamente que "tenía lo que se merecía". También, se dirigió con fuertes insultos a personas indias occidentales, mujeres blancas y negras. Los documentos dicen que hizo los comentarios "en el juzgado y en presencia del personal del Sistema Judicial Unido".

Niega las acusaciones

En abril, la juez presentó una petición para que se le devolviera el cargo, alegó que se trataba de una violación de la ley y argumentó que la suspendieron injustamente sin darle la oportunidad de defenderse: "Tengo derecho a mi día en el tribunal, derecho de confrontación y derecho de repreguntar". Algo que los abogados del estado han rebatido.

Thompson niega todas las acusaciones diciendo: "Niego categóricamente las acusaciones... ¿Saben qué? Se trata de integridad y carácter. Eso es todo lo que tengo".  También, alegó que un empleado del tribunal, al que había excluido de sus casos por supuesta mala conducta, había hecho acusaciones falsas contra ella: "La gente miente, y la gente cree las mentiras".

En diciembre del 2021 se remitió el caso de Thompson a la Comisión de Conducta Judicial de Nueva York (CJC), organismo encargado de investigar las denuncias de mala conducta contra los jueces y de formular recomendaciones disciplinarias una vez concluidas sus investigaciones.

Las investigaciones de la CJC son confidenciales y pueden durar al menos dos años. Por motivos del largo tiempo, según los documentos judiciales, se determinó que no sería apropiado que Thompson siguiera ejerciendo su labor mientras se ejecuta la investigación. "Nuestra posición está claramente enunciada en nuestros archivos. Cualquier otro comentario se hará en el tribunal", dijo el portavoz del tribunal, Lucian Chalfen.

El abogado de Thompson, Matthew Berman, dijo a The New York Post: "La juez niega y negará todas las acusaciones que se afirman contra ella".