fbpx

Frank Rubio: el primer astronauta de origen salvadoreño en viajar a la Estación Espacial

"Soy el hijo de una madre soltera adolescente, nunca hubo la opción de sentir pena por nosotros mismos o de usarlo como excusa".

Frank Rubio es el primer astronauta de origen salvadoreño que viajará a la Estación Espacial Internacional (EEI). El astronauta de la NASA viajará este miércoles a bordo de la nave rusa Soyuz MS-22.

Rubio nació en California en diciembre de 1975 pero es hijo de padres salvadoreños. Hace unos días agradeció a su familia, "que todos estos años me apoyó y se sacrificó para que esto fuera posible".

La historia de Frank Rubio

En un video de presentación de la agencia estadounidense, Frank Rubio relató: "Soy el resultado de muchos sacrificios y equipos fantásticos. Soy el hijo de una madre soltera adolescente, nunca hubo la opción de sentir pena por nosotros mismos o de usarlo como excusa. Simplemente era: Ey lo puedes hacer mejor, puedes salir adelante trabajando duro, estudiando duro".

Actualmente está casado y es padre de cuatro hijos. Rubio confesó  que se unió al Ejército en el año 1998 con el objetivo de pagar sus estudios universitarios.

Frank Rubio se graduó en la Academia Militar, obtuvo un doctorado en medicina de la Universidad de Servicios Uniformados de Ciencias de la Salud en 2010, y fue y cirujano de vuelo en Redstone Arsenal, Alabama. Obtuvo una certificación como piloto de helicópteros y voló más de 1.100 horas, incluyendo más de 600 horas de combate durante sus despliegues en Bosnia, Afganistán e Iraq.

En el año 2017 Rubio tomó la decisión de postularse para ingresar a la NASA para convertirse en astronauta. Fue uno de los 12 seleccionados entre  unos 18.000 aspirantes.

La misión espacial

A Frank Rubio le acompañarán a la Estación Espacial Internacional los astronautas rusos Serguéi Prokópiev y Serguéi Petelin, con quienes tiene previsto llevar a cabo cinco caminatas espaciales, durante las cuales trabajarán en integrar el módulo de laboratorio multifuncional de la EEI con el resto de la plataforma orbital.

"Para mí todo resultará interesante en el espacio y claro está, cada 90 minutos observaremos la Tierra", detalló en la rueda de prensa organizada por la agencia espacial rusa Roscosmos previa al lanzamiento.

"Estoy muy emocionado. Nuestro trabajo es el resultado de muchos años de esfuerzos intensos, y cuando supe que volaría me sentí como un chiquillo", añadió.

El astronauta manifestó sentirse orgulloso por el trabajo de sus instructores y especialistas de preparación de vuelo.