‘Dear Infidels: A Warning to America’, el documental que alerta sobre el peligro de la infiltración del islamismo en EEUU 

La producción, realizada por Ami Horowitz para PragerU, muestra las historias personales de un exresidente de Gaza, una musulmana israelí y dos exmiltares estadounidenses, con el fin de resaltar la propagación del adoctrinamiento antisemita, antiestadounidense y antioccidental en ciudades y universidades de Estados Unidos.

La organización conservadora PragerU lanzó recientemente un documental corto llamado Dear Infidels: A Warning to America (Queridos infieles: una advertencia para Estados Unidos), el cual puede verse de manera gratuita en línea, y cuyo objetivo es alertar a los estadounidenses, y a Occidente en general, sobre el peligro que representa la infiltración del islamismo en el mundo libre.

La producción, realizada por el Ami Horowitz, combina imágenes reales de medios de comunicación y escenas actuadas, con los testimonios de Dor Shahar, un palestino que nació en Gaza y escapó a Israel, donde se convirtió al judaísmo; Sophia Salma Khalifa, una musulmana árabe nacida en el Estado judío que se mudó a Estados Unidos para obtener su maestría en la Universidad de Stanford; Omar Vieira, un SEAL retirado de la Marina de EEUU que sirvió durante 21 años y lideró operaciones de alto riesgo en Afganistán, Irak y otros lugares de la región; y Jason Tuschen, miembro de la misma unidad de élite que sirvió durante 27 años en la Marina y fue responsable de ejecutar la estrategia de seguridad nacional en Medio Oriente.

Estas historias personales buscan resaltar la propagación del adoctrinamiento antisemita, antiestadounidense y antioccidental en ciudades y universidades de Estados Unidos​, especialmente a la luz de la ola de manifestaciones antisemitas que se han estado llevando a cabo en las instituciones académicas y las calles de EEUU y otras naciones occidentales.

Shachar, quien hace unos meses dialogó con Voz Media sobre su dura historia de vida cuando residía en Gaza, cuenta acerca de sus vivencias en su casa y en el sistema educativo de la Franja cuando era niño.

Shachar comenta que cuando asistía a una escuela de la UNRWA, la agencia de la ONU supuestamente encargada de brindar asistencia a los refugiados palestinos, un maestro les dijo a los alumnos que debían asesinar a los judíos, los israelíes y los estadounidenses para poder acceder al Paraíso. Y señala que tenían que gritar “Muerte a los judíos” y “Muerte a Estados Unidos”. 

El adoctrinamiento en el odio no era algo que sólo sufría en la escuela, sino también en su casa, donde su padre lo torturaba porque se negaba a matar a los judíos, ya que el objetivo de Shachar no era convertirse en un asesino, sino en un médico para ayudar a las personas. 

Durante la Segunda Intifada, Shachar recuerda que, como muchos otros gazatíes, fue devuelto a Gaza por las autoridades israelíes debido a que se encontraba ilegalmente en Israel. Durante su declaración ante el tribunal, le dijo a la jueza que quería ser judío, por lo que una vez que volvió a Gaza fue encarcelado y torturado todos los días por la decisión que había tomado. 

Shachar pudo regresar a Israel, donde ha residido desde entonces, donde se convirtió al judaísmo y desde donde envía un contundente mensaje al mundo: “No se equivoquen; no solo los judíos están en la mira, también los estadounidenses. Esta es una guerra de religión”.

Tuschen cuenta que durante su servicio en Irak fue testigo del fuerte odio que había allí, donde los extremistas, dice, se aprovechaban de la vulnerabilidad de mucha gente para adoctrinarla en el odio y para que apoye la idea de instalar un califato mundial

Khalifa comenta en el documental que nació en la ciudad israelí de Nahariya y fue criada como musulmana. La joven señala que el adoctrinamiento islamista busca generar miedo en la gente para que nadie se desvíe del camino del Corán y de las enseñanzas de Mahoma, y que en su entorno se les enseñaba a los niños a odiar a los judíos, a EEUU y a Occidente en general. De hecho, recuerda que incluso lograron convencer a una amiga suya para convertirse en una terrorista suicida. 

Respecto de la causa palestina, que muchos progresistas y musulmanes afirman defender, Khalifa argumenta que no hay tal cosa como un movimiento nacional por Palestina, sino un movimiento que quiere convertir a todo el mundo en un Estado islámico. Y añade que la gente que cree en la yihad considera que los valores occidentales deben ser destruidos. Sin embargo, la joven se sorprende al ver a muchas personas protestando en Occidente por temas que no entienden. Y advierte que los extremistas islámicos están atacando las mentes de los estadounidenses, lo cual es peligroso para los mismos progresistas, ya que, dice, los manifestantes pro-Palestina no sobrevivirían ni un día en un Estado islámico

Durante la Segunda Intifada, relata Khalifa, su profesor glorificaba los atentados terroristas, ya que consideraba que “si eres judío, no eres inocente; si eres israelí, no eres inocente. Incluso si eres un bebé, debes morir”, manifiesta. 

La joven advierte que Hamás, ISIS y otras organizaciones terroristas están en todos lados, por lo que llama a proteger los valores de Occidente.

Vieira, por su parte, cuenta cómo fue su primera interacción con la visión extremista del islam durante una de sus misiones en Medio Oriente. El exmilitar afirma que en un aldea vio el cadáver de una joven que había sido lapidada porque su hermano había mantenido relaciones sexuales fuera de su estructura social, pero al ser hombre y el hijo mayor, no pudieron castigarlo, por lo que asesinaron a su hermana.

Esta situación lo ha afectado en gran medida, por lo que advierte a sus compatriotas estadounidenses y a Occidente que tanto los musulmanes como los no musulmanes tendrían que someterse a la ley sharía si un Gobierno islámico es establecido. 

El control de la frontera, fundamental para detener la infiltración del islamismo en Estados Unidos

Vieira expresa que el islamismo en un ambiente multicultural, como en EEUU y Occidente en general, no funciona

El exmilitar añade que los estadounidenses no deben tomar este problema como un asunto que ocurre al otro lado del océano. Y advierte que la situación se está acercando a un punto sin retorno.

Tuschen también manifiesta su preocupación por la infiltración del islamismo en Estados Unidos. “Nuestras fortalezas son también nuestras debilidades”, dice, en referencia a que el país norteamericano recibe personas de todas partes del mundo.

El exmilitar alerta sobre el peligro que representa la inmigración sin control, ya que si los islamistas pueden infiltrarse y moldear las mentes de los jóvenes, les resultaría muy sencillo destruir Estados Unidos y Occidente.