fbpx

Big Brother: la policía de San Francisco controlará en directo las cámaras privadas

La Junta de Supervisores de San Francisco aprobó la ley que autoriza a la policía acceder a la videovigilancia privada sin orden judicial.

La Policía de San Francisco (SFPD, en inglés) podrá acceder a las cámaras de videovigilancia privadas en vivo después de que la Junta de San Francisco lo aprobase en una votación este martes. La ley, propuesta en mayo por la alcaldesa demócrata London Breed, entrará en vigor en 30 días y tendrá validez durante los próximos 15 meses.

Siempre que las empresas privadas y los residentes lo autoricen, la policía no necesitará una orden judicial para revisar las grabaciones e incluso controlar en directo la transmisión que "afecte a la seguridad pública o una investigación criminal".

"Ordenanza preocupante"

Ya surgen voces contrarias al acceso a las cámaras privadas. La Electronic Frontier Foundation (EFF) calificó de "ordenanza preocupante", ya que la policía tendrá la capacidad de vigilar en vivo a toda la ciudad permanentemente. También, señalan que se vulneran los derechos que se garantizan en la Primera Enmienda:

Permite a la policía vigilar 'eventos significativos', definidos vagamente como eventos grandes o de alto perfil, para la colocación de personal policial. Esto da esencialmente a la policía luz verde para vigilar -en tiempo real- las protestas y otras actividades protegidas por la Primera Enmienda, siempre que requieran barricadas o cierres de calles asociados a las reuniones públicas.


Aparte, la EFF señaló en su comunicado que "ya sorprendieron (a la policía de San Francisco) utilizando las cámaras para vigilar las protestas por el asesinato de George Floyd o el Desfile del Orgullo de San Francisco sin orden judicial".

Alto porcentaje de robos y desfinanciación policial

En los últimos cinco años, casi la mitad de los ciudadanos de San Francisco (45%) sufrieron un robo. El ex supervisor de San Francisco dijo que ese dato de experiencia personal con el crimen era “extraordinariamente alto”:

Cuando se asalta un coche, y se roba en su interior, queda una sensación de violación personal; especialmente si ha ocurrido en la calle en la que vives. El hecho de que podrías haber estado ahí fuera cuando ocurrió… ¿Y si lo hubieras interrumpido? Esas cosas pasan por la mente de la gente.

La criminalidad en San Francisco está directamente vinculada a la desfinanciación de la policía. La alcaldesa Breed estuvo entre los políticos demócratas que apoyó la desfinanciación de las fuerzas de seguridad y desvió 120 millones de dólares. Tiempo después, reconoció su arrepentimiento debido al aumento de la delincuencia en la ciudad.