Schauffele gana el Campeonato de la PGA, su primer Grand Slam

El golfista estadounidense obtuvo su primer título en dos años. Scottie Scheffler quedó a ocho golpes de la cabeza.

(AFP) Con un agónico birdie en el último hoyo, el estadounidense Xander Schauffele ganó este domingo el Campeonato de la PGA, primer título de Grand Slam de su carrera.

Vigente campeón olímpico, Schauffele estaba obligado a cerrar su último recorrido con birdie en Louisville (Kentucky) para evitar un desempate contra su compatriota Bryson DeChambeau, una de las figuras del circuito saudita LIV Golf.

Schauffele, que había liderado el torneo desde la primera jornada, contuvo los nervios y selló el putt de dos metros que le daba el trofeo con un acumulado de 263 golpes (21 bajo par), la puntuación ganadora más baja en la historia de los torneos 'Major' masculinos.

El californiano, que se embolsó un cheque de 3,3 millones de dólares, acabó así con una sequía de dos años sin títulos en un evento que dominó de principio a fin en el campo de Valhalla.

"Me emocioné un poco cuando metí el putt. No ganaba desde hacía tiempo", recordó Schauffele. "Me dije a mí mismo que tenía que enfocarme en lo que estaba haciendo, que era mi oportunidad y había que aprovecharla".

A sus 30 años, el californiano inauguró su vitrina de 'Majors' después de haber concluido en el top-10 de una docena de grandes torneos.

DeChambeau, campeón del Abierto de Estados Unidos de 2020, terminó en el segundo lugar con un acumulado de -20 y Viktor Hovland, subcampeón del Campeonato de la PGA de 2023, en el tercero con -18.

DeChambeau aspiraba a seguir los pasos del defensor del título, Brooks Koepka, que el año pasado fue el primer miembro de LIV Golf en conquistar un Grand Slam.

El español Jon Rahm, el referente actual de este circuito rival de la PGA, no superó el corte el viernes en Louisville al igual que el veterano Tiger Woods.

Dominio completo

Schauffele fue el gran dominador del segundo torneo de Grand Slam del curso, cuyo máximo favorito, Scottie Scheffler, se resintió de la caótica jornada del viernes en la que llegó a ser detenido brevemente por la policía.

Las favorables condiciones del campo de Valhalla y las condiciones climáticas, con lluvias intermitantes, propiciaron que Schauffele arrancara el evento con una primera vuelta de 62 golpes (-9), que igualaba el récord de cualquier ronda de un Grand Slam.

La última vuelta la comenzó igualado en el liderato con su compatriota Collin Morikawa, con un amplio grupo de candidatos al acecho, incluido DeChambeau a dos golpes de distancia.

Schauffele llegó a ceder la cabeza en varios momentos de la segunda mitad del último recorrido, primero frente a Hovland y después ante DeChambeau, que le puso bajo máxima presión con un birdie en el último hoyo de su ronda.

"Estoy orgulloso de que Xander finalmente lo consiguiera. Es una gran persona y un increíble golfista", le reconoció DeChambeau.

Exhausto Scheffler

Aunque alejado de la pelea por el trofeo, Scottie Scheffler se despidió de Louisville con una sólida jornada que lo elevó al octavo puesto final.

El número uno mundial, que venía de ganar cuatro de sus últimas cinco competencias, protagonizó un insólito episodio el viernes al ser brevemente detenido por la policía.

Scheffler fue esposado y fichado en comisaría por saltarse un control policial en medio de una gran retención de tráfico, provocada por un accidente en el que falleció una persona atropellada.

El ganador del pasado Masters de Augusta llegó esa mañana a tiempo a Valhalla para firmar una gran segunda vuelta que lo posicionaba cerca del liderato pero el sábado se desplomó con su primera ronda por encima del par desde agosto de 2023.

Este domingo, Scheffler abrió su recorrido cometiendo un bogey pero se rehízo hasta terminar con una tarjeta de 65 golpes (-6) y un acumulado de 271 (-13), a ocho golpes de la cabeza.

"Obviamente, los resultados no fueron los que esperaba al principio de la semana, pero en general estoy orgulloso de cómo he luchado esta semana", declaró un fatigado Scheffler.

"Estoy bastante cansado, mucho más de lo que he estado en otros torneos", reconoció. "Ayer obviamente fue bastante frustrante y un día un poco diferente, pero tuve suerte de estar aquí compitiendo".

Presencia hispanoamericana

En el lugar 39 terminó el chileno Joaquín Niemann, que firmó una última tarjeta de 67 golpes (-4) para un acumulado de 277 golpes (-7).

El argentino Alejandro Tosti, el otro golfista latinoamericano en liza, se resarció de su nefasta actuación del sábado y se despidió con un recorrido de 68 golpes (-3).

El rosarino, en su primera presencia en un Grand Slam, dejó una de las mejores acciones del domingo con un espectacular eagle en el hoyo 13 gracias a un preciso golpe de aproximación al green de 309 metros.

Tosti, de 27 años, finalizó con 284 golpes (par) en el puesto 73 del total de 78 competidores.