Un profesor universitario de California será juzgado por homicidio involuntario contra un manifestante proisraelí

Loay Abdelfattah Alnaji se enfrenta a un proceso penal por la muerte de Paul Kessler que podría terminar en una condena de cuatro años de prisión.

El juez del Tribunal Superior Ryan Wright decidió este miércoles juzgar al profesor universitario del sur de California al que acusan de homicidio involuntario y agresión que terminó con la muerte de un manifestante proisraelí, Paul Kessler, durante las protestas que tuvieron lugar en noviembre del año pasado, justo cuando se cumplía un mes de los atentados del 7 de octubre y cuando comenzaba la guerra entre Israel y Hamás.

El miércoles, el juez superior del condado de Ventura, Ryan Wright, decidió que había pruebas suficientes para presentar cargos contra Abdel Fattah Alnaji, de Moorpark, en relación con la muerte de Paul Kessler durante las protestas por un duelo en noviembre de 2023.

En ese momento,  un hombre golpea a Paul Kessler con un megáfono durante una protesta pro-palestina en Thousand Oaks, un suburbio al noreste de Los Ángeles. Tras esto, Kessler, de 69 años, cae hacia atrás y se golpea contra la acera resultando herido de gravedad. Un día después, el hombre fallece en el hospital.

Ya durante el accidente, las autoridades comienzan a investigar e identifican a Loay Abdelfattah Alnaji a quien la Oficina del Fiscal de Distrito del Condado de Ventura acusa de dos delitos graves, según recuerda AP: homicidio involuntario y agresión que provocaron heridas graves. Además, explica la fiscalía, se le imputan acusaciones especiales por "infligir personalmente lesiones corporales graves en cada cargo". Unos crímenes por los que podría caerle una pena de cuatro años de prisión.

El presunto culpable, que pagó una fianza de 50.000 dólares y que hasta el momento del delito ejercía como profesor de informática en Moorpark College (California), es un reconocido partidario pro-palestino, según se podía ver en su página de Facebook así como en otras redes sociales, aunque dichas publicaciones desaparecieron después de que Kessler muriese.