¿Por qué la Casa Blanca no publicó todavía la entrevista de Biden con el fiscal Hur? La respuesta está en la inteligencia artificial

El Departamento de Justicia se escudó en los "deepfakes de IA" para retener el audio solicitado hace meses por la Cámara de Representantes.

La Casa Blanca sigue sin entregar los audios de la entrevista entre Joe Biden y el fiscal Robert Hur. A pesar de la insistencia de la Cámara de Representantes, y de diversos medios de comunicación, desde el Gobierno todavía se resisten a publicar lo solicitado. Sin embargo, a raíz de una serie de pedidos realizados por la vía legal, finalmente revelaron el motivo de la negativa.

Instituciones como CNN, Judicial Watch y Heritage Foundation, entre otros, solicitaron el acceso al audio amparándose en la Ley de Libertad de Información. Sin embargo, su pedido fue rechazado.

¿El motivo? El Departamento de Justicia (DOJ) emitió un expediente judicial para explicar la no divulgación de este material.

"La divulgación de esa grabación no está justificada. La divulgación de la grabación de audio pondría en peligro los intereses esenciales de las fuerzas del orden, al desalentar la posible cooperación de testigos en investigaciones delicadas actuales y futuras. Además, la divulgación constituiría una invasión significativa de la privacidad. Estos daños a la intimidad se ven amplificados por la amenaza de manipulación maliciosa de archivos de audio, que recientemente se ha agudizado mucho", explicaron desde el DOJ.

En cuanto a esa "manipulación maliciosa", un audio falso realizado con inteligencia artificial puede ser mucho más fácil de crear con figuras públicas como Biden, puesto que ya hay mucho material sobre sus voces circulando. Además, estos 'deepfakes' realizados con inteligencia artificial podrían eliminar o distorsionar el signficado de lo dicho por el hablante.

“Si se divulgara la grabación de audio en cuestión, se exacerbarían las preocupaciones anteriores, porque demostraría a futuros testigos que las grabaciones de las entrevistas pueden divulgarse (y por lo tanto volverse muy públicas) incluso para investigaciones que no den lugar a cargos penales”, sumó Bradley Weinsheimer, fiscal general adjunto.

A su vez, el material debió haber sido entregado el pasado 19 de febrero, por expreso pedido de los congresistas Jim JordanJames Comer y Jason Smith, presidentes del Comité Judicial, de Supervisión y de Medios y Arbitrios, respectivamente.

En concreto, el pedido solicitaba la entrega de todos los documentos y comunicaciones, incluidas grabaciones de audio y video, relacionados con la entrevista de Hur a Biden, como así también los de la entrevista realizada con el escritor fantasma del presidente, Mark Zwonitzer.

El informe de Robert Hur sobre Joe Biden

Tras un poco más de un año de entrevistas e investigación, el fiscal especial publicó su informe de 379 páginas  en el que escribió que Biden "retuvo y divulgó voluntariamente material clasificado después de su vicepresidencia, cuando era un ciudadano privado". Sin embargo, aclaró que no era suficiente como para presentar cargos.

El informe también incluyó fotografías detalladas de los documentos en el garaje del presidente, que incluían "información compartimentada de alto secreto/sensible", relacionada con la política exterior en Afganistán.

Hur dedicó uno de los apartados del escrito a la memoria del presidente, la cual, según escribió, "parecía tener limitaciones significativas". Llegó a esta conclusión citando una entrevista y conversaciones grabadas con su escritor fantasma.

"No recordaba cuando era vicepresidente. No recordaba, ni siquiera con varios años de diferencia, cuándo murió su hijo Beau. Y su memoria parecía confusa cuando describía el debate sobre Afganistán, que una vez fue tan importante para él", expresa el informe.

"También hemos considerado que, en un juicio, el señor Biden probablemente se presentaría ante un jurado, como lo hizo durante nuestra entrevista con él, como un hombre simpático, bien intencionado, anciano y con mala memoria", sentenció Hur.