Mbappé pone fin a su etapa en el PSG tras años de rumores y con el Real Madrid al acecho

El futbolista francés se marcha tras siete temporadas y se especula con su llegada al equipo español. Es el máximo goleador de la historia de la institución parisina.

Tras varios veranos llenos de rumores sobre su futuro inmediato, incluso teniendo que intermediar en su decisión el presidente francés Emmanuel Macron, Kylian Mbappé se marcha del Paris Saint-Germain. El futbolista francés confirmó su salida del equipo cuando concluya la actual temporada. Y lo hará sin dejar ni un solo euro en las arcas de la entidad -acaba contrato en junio-.

"Hola a todos, soy Kylian, quiero hablar con vosotros. Siempre he dicho que me dirigiría hacia vosotros cuando llegase el momento y quiero anunciaros que este será mi último año en el Paris Saint-Germain. No renovaré. Y la aventura terminará en unas pocas semanas. Jugaré mi último partido en el Parc des Princes el domingo. Son un montón de emociones, muchos años en los que he tenido la oportunidad y el inmenso honor de defender al club más grande de Francia y uno de los más grandes del mundo. Quien me permitió llegar hasta aquí, tener mi primera oportunidad en un club con tanta presión, de crecer como futbolista, por supuesto, gracias a compartir vestuario con algunos de los mejores del mundo y de la historia. Algunos de los grandes campeones, a los que he conocido. He crecido como hombre también, con toda la gloria y los errores que he podido cometer", dijo Mbappé en un video publicado en redes sociales.

En su despedida, no se olvidó de nadie de los que le acompañaron durante su periplo en el equipo parisino en sus agradecimientos, incluyendo jugadores, entrenadores, directores deportivos y al presidente de la entidad, Nasser Al Khelaifi.

Máximo goleador de la historia del PSG... y ninguna Champions League

Sin duda, Mbappé deja una huella imborrable en el PSG. Es el máximo goleador de la historia de la institución -por delante del uruguayo Edinson Cavani- sin ser el que más juegos ha disputado. Este domingo, será su último partido en el Parc des Princes, delante de su afición.

En las siete temporadas que ha vestido la camiseta del PSG, Mbappé cosechó 15 títulos. Todos ellos locales. Ninguno continental. Ninguna Champions League, pese a las inmensas cantidades de dinero que ha empleado la directiva en jugadores cada temporada para poder levantar el trofeo. Y ese será, siempre, el único objetivo que no ha conseguido con la camiseta del equipo parisino.

Nadie asegura que Mbappé vuelva a tener o no la oportunidad de ganar la Champions League con el PSG. Depende de si, en un futuro, ambas partes se ponen de acuerdo para que el jugador regrese al equipo y el equipo quiera que regrese el jugador.

El Real Madrid: esta vez, ¿sí?

Mbappé no confirmó a qué equipo se marchará, aunque sí que aseguró que se irá a uno lejos de tierras francesas. "Es difícil. Es difícil y nunca pensé que sería así de difícil anunciar que dejo mi país, Francia, la Ligue 1, un campeonato que he conocido siempre. Pero pienso que necesitaba esto, un nuevo reto después de siete años", afirmó.

Parece que ese nuevo reto al que se refiere está en la capital de España. Durante años, se ha especulado con que Mbappé vestiría algún día la camiseta del Real Madrid, equipo al que el futbolista francés siempre halagó.

Hace dos veranos, cuando todo apuntaba a que aterrizaría en Madrid, Mbappé se decantó por continuar en el campeón francés y renovó su contrato por dos temporadas más con opción a otra a decisión del propio jugador. Un año adicional que ha decidido no ejecutar. Aquel plantón supuso un duro golpe para el Real Madrid y para su presidente, Florentino Pérez. Incluso para una gran mayoría de los aficionados merengues, que se tomó aquel desplante de mala gana y rechazaron que el futbolista tuviese una nueva oportunidad para ser uno de los referentes del equipo.

Si finalmente ficha por el Real Madrid, habrá que ver cómo reacciona ese sector de la afición madridista crítico con Mbappé. Si aplauden su llegada, si tendrá que ganarse a pulso el reconocimiento o si, directamente, rechazan su llegada.