fbpx

Los jóvenes toman el control de las calles de Los Ángeles para organizar carreras: "Es como una zona de guerra"

La Policía: “Tenemos las manos atadas por nuestros limitados recursos, y no podemos hacer frente a las multitudes”. Han muerto seis personas.

Los jóvenes han tomado las calles de Los Ángeles, literalmente. Cortan el tráfico en un tramo de una calle, o de una plaza, y convierten el asfalto en un improvisado circuito de carreras. Ponen sus coches a prueba, y queman sus neumáticos. “Son escenas de ausencia de ley”, dice el teniente de la Patrulla de Autopistas de California, Joseph Zagorski.

Los Angeles Times ha publicado un reportaje sobre la costumbre de ocupar las calles y convertirlas en un espacio de recreo. Se titula “Dentro del mortífero escenario de la toma de las calles de L.A.”. 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de #Latakeover (@latakeover_)

Seis muertos

Es mortífera, porque todos esos espacios ganados al imperio de la ley quedan disponibles para cualquier tipo de atropello. “En los últimos seis meses, al menos seis personas han muerto en las calles tomadas (por los jóvenes), o en sus inmediaciones”, según cuenta LAT. El periódico recoge varias noticias al respecto: dos hombres muertos en su coche aparcado, otros dos en un accidente, un joven de veintitantos años que murió de un balazo, y un adolescente que también murió de un disparo. 

También hay tiempo para el pillaje. La semana pasada, durante uno de esas tomas de control de la calle, una muchedumbre acudió a un 7-Eleven de la ciudad y lo saqueó.

Pandemia y abandono

La costumbre de ocupar las calles se creó tras la pandemia. Esta fue una de las consecuencias no previstas de los confinamientos. Las calles quedaban desiertas, y se convirtieron en el lugar de recreo favorito de unos jóvenes dispuestos a quemar ruedas. 

Desde mediados de 2020 se organizaban espectáculos ante decenas o centenares de espectadores con carreras de coches privados. Las autoridades dejaron hacer. La organización de los eventos fue cada vez más ambiciosa y compleja. Y cuando el resto de ciudadanos volvió a las calles, comprobó que no podían disponer de ellas como antes. 

Casi cuatro al día

Sólo en la primera mitad del año pasado hubo 705 tomas de control de las calles, y exactamente medio millar de espectáculos organizados en ellas. De media, son casi cuatro actos de control de las calles y casi tres espectáculos de carreras al día. 

El Departamento de Policía de Los Ángeles está dispuesto a acabar con esa práctica. Quizás en otro momento hubiera podido hacerlo, pero en estos momentos no tienen medios por sí solos para hacerlo. Los Angeles Times lo explica así: 

Los representantes de la Patrulla de Carreteras de California, el Departamento del Sheriff y la Policía de Los Ángeles afirman que carecen de personal suficiente para detener de forma segura los espectáculos mientras están en marcha. Las grandes multitudes pueden volverse fácilmente hostiles, y las respuestas coordinadas para combatir la toma de las calles no han logrado frenar estos eventos, dicen los agentes de la ley.

Como una zona de guerra

Es como una zona de guerra”, dice la ex concejal del condado de Compton Barbara Calhoun. Y si las fuerzas del orden quieren ganarla sin que haya cruentas batallas, necesitará contar con más medios. El sheriff Michael Downing lo ha dicho en estos términos: “Si en realidad tienes dos coches con los que patrullar, no puedes hacer nada con 200 otros coches en la pista”.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de #Latakeover (@latakeover_)

Los agentes se han jugado el tipo para hacer su trabajo, pero sin medios su esfuerzo no es eficaz: “Han atacado a nuestros oficiales. Han chocado sus vehículos contra nuestros coches patrulla. Han atropellado a la gente en las salidas de los coches. Tenemos las manos atadas por nuestros limitados recursos, y no podemos hacer frente a las multitudes”.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de #Latakeover (@latakeover_)

Los protagonistas se organizan habitualmente por Instagram. A media noche unos cuantos coches bloquean una intersección, y una muchedumbre improvisada se reúne para observar las acrobacias que hacen los participantes con sus coches. 

Medidas contra el control de las calles

Como sobre el terreno, los policías no son capaces de controlar la situación, la oficina del fiscal de Los Ángeles está planteándose multar a quienes participen en la organización de los eventos en las redes sociales. 

La ciudad de Compton intentó paralizar o reducir los espectáculos nocturnos colocando unos obstáculos en el pavimento. Pero como muestra este vídeo, sólo ha servido como terreno de juego de nuevas acrobacias:


De modo que la Policía de Los Ángeles ha anunciado que se incautará el vehículo a cualquiera que participe en la toma de control de una calle, o asista a la misma por un máximo de 30 días. En un fin de semana normal, la Policía puede incautar de 5 a 10 vehículos, pero la LAPD prevé incrementar mucho esa cifra.