Los Celtics golpean primero en las Finales de la NBA

El equipo de Boston machaca a los Mavericks (107-89) en el primer partido por el anillo con la vuelta de un estelar Porzingis.

Los Boston Celtics derrotaron este jueves por un contundente 107-89 a los Dallas Mavericks en el primer partido de las Finales de la NBA. Una de las claves fue la vuelta estelar de Kristaps Porzingis, que estaba de baja desde el 29 de abril por una lesión muscular, y que anotó 20 puntos, capturó 6 rebotes y colocó 3 tapones en 21 minutos frente a su exequipo. Por los texanos brilló Luka Doncic, la gran estrella de estos playoffs, aunque sus 30 puntos y 10 rebotes en su estreno en unas Finales de NBA pero estuvo demasiado solo para hacer frente a su rival.

Doncic, solo ante el peligro

Empujados por su afición, los Celtics ni siquiera se resintieron de la discreta noche de Tatum, que registró 16 puntos y 11 rebotes, mientras que Jaylen Brown llegó a 22 tantos. Los de Boston, que cayeron dos años atrás en las Finales ante los Warriors, impusieron su mayor experiencia ante unos Mavericks que son el invitado inesperado al gran escenario, después de que terminaran en el quinto puesto de la Conferencia Oeste.

Doncic, que promedia casi 9 asistencias por partido en esta postemporada, apenas repartió una frente a Boston ante la poca efectividad de sus compañeros, en especial de Irving (6-19 en tiros de campo), que fue recibido con enormes abucheos por su exafición.

La venganza de Porzingis

Las Finales se pusieron en marcha en medio de una vibrante atmósfera en el TD Garden, donde se encontraba en primera fila el español Pep Guardiola, entrenador del Manchester City, luciendo un suéter del equipo local. Tras unos primeros cinco minutos igualados, el partido dio un vuelco con el ingreso en la cancha de Porzingis por el veterano pívot dominicano Al Horford (10 puntos y 7 rebotes).

Ultramotivado, el pívot letón no tardó en pedir la pelota y en hacer daño en ambos lados de la pista a los Mavericks, el equipo que lo traspasó a los Wizards en 2022 después de tres decepcionantes cursos en los que sostuvo una envenenada relación con Doncic. En apenas cuatro minutos, Porzingis encadenó 8 puntos seguidos para los Celtics que permitieron el primer estirón de los locales sin necesidad de que interviniera Tatum, que tardó 10 minutos en anotar su primera canasta.

Porzingis, que no exhibió ninguna huella de su inactividad, terminó con 18 puntos la primera mitad, en la que Boston dominaba por un contundente 63-42. "No era ideal estar de baja por un tiempo tan largo pero hice todo lo que pude para prepararme mentalmente para este momento y valió la pena", declaró este pívot de 2,18m de altura, que no jugaba desde la primera ronda de playoffs ante Miami.

"El apoyo del público fue irreal. La adrenalina corría por mis venas y eso claramente ayuda", agradeció Porzingis, el gran refuerzo de los Celtics de esta temporada junto a Jrue Holiday.

Tímida reacción de Dallas tras el descanso

A la vuelta del vestuario llegó el intento de reacción de Dallas en el único tramo en el que Irving dio señales de vida. Los Mavericks se acercaron a ocho puntos a cuatro minutos del final del tercer cuarto pero el propio Porzingis frenó el ascenso con un triple que desencadenó una racha de 14-0 para los locales que zanjó el choque.

A cinco minutos del final el técnico Jason Kidd retiró a los titulares de los Mavericks de cara al segundo juego del domingo de nuevo en Boston.