"Lo peor que se puede hacer es rechazar a alguien que quiere abortar": la propietaria de una clínica de abortos, orgullosa por haber matado a bebés de hasta 34 semanas

En esa etapa del embarazo, la mayoría de los bebés ya se encuentran en posición para el parto y los que nacen se encuentran "bien desarrollados", de acuerdo con la revista médica Nemours Children's Health.

Morgan Nuzzo es una enfermera partera médica de práctica avanzada que fundó Partners in Abortion Care en College Park hace aproximadamente un año. Lo hizo en sociedad con Diane Horvath, una obstetra y ginecóloga. En una reciente entrevista, Nuzzo explicó -sin complejos- que su centro ha permitido abortos de embarazos de hasta 34 semanas.

"Entre 20 y 34 [semanas de gestación]. Y luego también veremos pacientes del primer trimestre", respondió Nuzzo al ser preguntada sobre qué número de semanas tienen en promedio los embarazos que atienden durante una entrevista en Maryland Matters.

A las 34 semanas de embarazo, según explica la revista médica Nemours Children's Health, "la mayoría de los bebés ya se encuentran en posición para el parto. Los bebés que nacen en la semana 34, tienen, por lo general, los pulmones bien desarrollados, un peso promedio de 5 libras (2.250 gramos) y un largo de 12,6 pulgadas (32 centímetros) de la coronilla al cóccix, que le permiten sobrevivir fuera del vientre materno sin una intervención médica especial".

"Lo peor es rechazar a alguien que quiere abortar"

Pero, además, Nuzzo lamentó que muchas veces debe negar practicar el procedimiento porque el embarazo está muy avanzado. Sostuvo que "lo peor que se puede hacer es rechazar a alguien que quiere abortar".

"Es una sensación terrible quitarle la elección a alguien. No estoy diciendo que el aborto sea para todos. Algunas personas llegan aquí y deciden no continuar, y eso es maravilloso. Pero decirle a alguien que ya no quiere estar embarazada y decirle: 'No tienes otras opciones'. Es algo terrible que hacerle eso a alguien", señaló Nuzzo.

La enfermera también señaló que asesora a mujeres de otros estados para que practiquen los abortos en Maryland. Su asesoría se basa en explicarles que en estados como Texas e Idaho es ilegal el aborto. 

"Hablamos con nuestros pacientes de Texas. Sabes, no es ilegal en Maryland. Podemos decirles los servicios que pueden obtener. A menudo tenemos que educar a las personas mientras están aquí y decirles: 'Sabes que si vuelves a casa, es ilegal en tu estado natal, ¿verdad?'. Creo que algunas personas lo saben y otras realmente no", sostuvo Nuzzo.

Sin embargo, Nuzzo reconoció que ha habido una bajada en el número de pacientes en su clínica para abortar. También insistió en que los ciudadanos donen dinero para seguir impulsando los abortos en el país. 

"Queremos que los lectores sepan que pueden apoyar su fondo de aborto local. Ese dinero realmente importa. Trabajamos con más de 40 fondos de aborto y no podríamos hacerlo sin su apoyo", aseguró la enfermera.