La Cámara aprueba un proyecto de ley para ampliar la definición de antisemitismo y sancionar los movimientos de odio contra los judíos en las universidades

La legislación recibió un amplio apoyo bipartidista, pero también diversos cuestionamientos sobre si viola la Primera Enmienda.

La Cámara de Representantes, en medio de una ola de manifestaciones anti-Israel en las principales universidades del país, aprobó un proyecto de ley que ampliará la definición legal de antisemitismo para aplicar las leyes antidiscriminatorias contra los movimientos de odio que apunten contra los judíos.

La legislación, llamada Ley bipartidista de Concienciación sobre el Antisemitismo, recibió un amplio apoyo bipartidista y fue aprobada por una contundente mayoría de 320 votos a favor y 91 en contra.

El proyecto de ley, que ahora pasará el Senado, establece que el Departamento de Educación debe adoptar legalmente la definición de antisemitismo establecida en la Alianza Internacional para la Memoria del Holocausto (IHRA) a la hora de aplicar las normas antidiscriminatorias.

La Cámara aprueba un proyec... by emmanuel.rondon

 A pesar del amplio apoyo bipartidista, facciones progresistas demócratas y conservadoras republicanas dentro de la Cámara mostraron su oposición al proyecto de ley debido a que la legislación, según su criterio, podría violar la Primera Enmienda.

Uno de los que cuestionó el proyecto de ley fue el legislador republicano Thomas Massie, quien afirmó que, a pesar de que condena el discurso de odio antiisraelí rampante en Estados Unidos, está en desacuerdo de que el marco legal de la legislación no adopte una definición propia de “antisemitismo” que no desafíe la Primera Enmienda.

“Se trata de un proyecto de ley inconstitucional mal concebido y votaré en contra”, dijo este representante republicano.

Al igual que Massie, el representante Jerry Nadler —el demócrata de mayor rango en el Comité Judicial de la Cámara de Representantes—, afirmó que la ley es inconstitucional.

“Esta definición, adoptada por la la Alianza Internacional para la Memoria del Holocausto o IHRA, incluye, cito textualmente, ejemplos contemporáneos de antisemitismo. El problema es que estos ejemplos pueden incluir expresiones protegidas en algún contexto, en particular con respecto a las críticas al Estado de Israel”, dijo Nadler, quien es judío, forma parte de la facción progresista demócrata de la Cámara y lideró la oposición a la legislación.

Si bien algunos legisladores cuestionaron el proyecto de ley por una potencial violación de la Primera Enmienda, la amplia mayoría estuvo de acuerdo con ampliar la definición de antisemitismo para proteger a los judíos de la discriminación rampante en las universidades.

“Cuando la gente se dedica a acosar o intimidar a individuos judíos justificando el asesinato de judíos o utilizando el libelo de sangre o responsabilizando colectivamente a los judíos de las acciones del gobierno israelí, eso es antisemitismo. Es lamentable que haya que aclararlo, pero por eso es necesario este proyecto de ley”, dijo a Fox News Digital el congresista republicano Mike Lawler, uno de los que impulsó el proyecto de ley.

¿Qué es el antisemitismo según IHRA?

De acuerdo con la IHRA, las acciones o retórica antisemitas incluyen “ataques contra el Estado de Israel, concebido como una colectividad judía”.

Sin embargo, dentro de su propia definición aclara que “una crítica a Israel similar a la dirigida a cualquier otro país no puede considerarse antisemita”.

“El antisemitismo frecuentemente acusa a los judíos de conspirar para dañar a la humanidad, y a menudo se utiliza para culpar a los judíos de ‘por qué las cosas van mal’. Se expresa en el habla, la escritura, las formas visuales y la acción, y emplea estereotipos siniestros y rasgos de carácter negativos”, se lee en la definición de IHRA que además proporciona varios ejemplos de antisemitismo moderno tales como:

- Acusar a los judíos como pueblo de ser responsables de malas acciones reales o imaginarias cometidas por una sola persona o grupo judío, o incluso de actos cometidos por no judíos.

- Negar el hecho, el alcance, los mecanismos (por ejemplo, las cámaras de gas) o la intencionalidad del genocidio del pueblo judío a manos de la Alemania nacionalsocialista y sus partidarios y cómplices durante la Segunda Guerra Mundial (el Holocausto).

- Acusar a los ciudadanos judíos de ser más leales a Israel, o a las supuestas prioridades de los judíos en todo el mundo, que a los intereses de sus propias naciones.

- Aplicar un doble rasero al exigirle un comportamiento que no se espera ni se exige de ninguna otra nación democrática.

- Usar los símbolos e imágenes asociados con el antisemitismo clásico (por ejemplo, afirmaciones de que los judíos mataron a Jesús o libelo de sangre) para caracterizar a Israel o a los israelíes.

Los críticos, aunque manifestaron su desprecio hacia el antisemitismo, señalaron que algunos de los ejemplos citados por IHRA están protegidos por la Constitución y, por ende, no deberían ser castigados, tal y como señaló el representante republicano Matt Gaetz, uno de los pocos que no apoyó la legislación.