El juez de Nueva York Juan Merchán suspende el juicio para permitir a Donald Trump asistir a la graduación de su hijo Barron

El expresidente acudió acompañado de su esposa, Melania, al evento que se celebró en Florida. Tras esto, se espera que el magnate acuda a un acto de campaña en Minnesota.

El magistrado Juan Merchán, encargado de juzgar a Donald Trump durante el juicio por los supuestos pagos a la actriz porno Stormy Daniels en Nueva York, suspendió este viernes la vista diaria permitiendo así al expresidente asistir a la graduación de su hijo Barron, de 18 años, tal y como se encargó de anunciar el propio Trump mediante un post que publicó en su red social, Truth Social, en el que afirmó que, finalmente, podría asistir al evento:

Voy a la graduación del instituto de Barron. ¡Gran estudiante, chico maravilloso! ¡¡¡Estoy muy emocionado!!! DJT

El pequeño de los hijos de Donald Trump se graduó este viernes por la mañana de la Academia Oxbridge, situada en Palm Beach, Florida, y lo hizo acompañado de sus padres, Donald y Melania Trump y de su abuelo, Viktor Knavs así como de sus otros 115 compañeros y sus familiares. La ceremonia, que marca el final de educación la secundaria y el comienzo de su etapa universitaria de Barron, se intentó mantener en la más estricta intimidad.

Los medios, vetados de la graduación de Barron Trump

De hecho, reportó USA Today, la academia declaró que la ceremonia era "privada, sólo por invitación" debido al "mayor interés en el evento de este año", llegando a impedir la asistencia a los medios al evento, según aseguró The Palm Beach Post: "Pedimos respetuosamente a todos los medios que se abstengan de venir a la escuela para garantizar la seguridad de nuestros graduados, familiares y otros invitados que asistan", se pudo leer en el comunicado proporcionado por la escuela.

Y Trump no defraudó. El expresidente acudió escoltado por diez automóviles del Servicio Secreto y se situó en primera fila junto a su esposa, Melania, y el padre de ésta, Viktor Knavs. Minutos después, el maestro de ceremonias agradecía a Donald Trump su presencia en el evento: "Quiero dar una bienvenida especial al presidente y a la señora Trump", comenzó, provocando los aplausos del público asistente.

Tras la graduación, se espera que Barron elija una universidad y una especialidad. Los últimos rumores aseguran que el hijo de Trump podría dedicarse a la política, aunque aún no se ha confirmado. Lo mismo sucede con el centro universitario en el que ampliará sus estudios a partir de este otoño. Según insinuó el expresidente, Barron podría decantarse por la Universidad de Pensilvania, alma mater de Donald Trump y donde también estudiaron sus hijos Ivanka, Donald Trump Jr. y Tiffany.

También se ha hablado de la Universidad de Nueva York como centro en el que Barron continuaría sus estudios. Aunque, aseguró el expresidente recientemente en declaraciones recogidas por el Daily Mail, las protestas antisemitas podrían hacerle cambiar de opinión: "En este momento, está haciendo un gran trabajo. Tiene grandes notas. Pronto irá a la universidad. Y estamos viendo algunas universidades que son diferentes a las de hace dos meses".

Donald Trump retoma sus actos de campaña

A pesar de que la prioridad de Donald Trump era asistir a la graduación de su hijo Barron, el expresidente también aprovechará el hecho de que el juicio no se retomará hasta el próximo lunes para realizar algunos actos de campaña de cara a las elecciones que se celebrarán el próximo noviembre.

De esta forma, Trump acudirá a Minnesota donde confirmó su asistencia en la cena anual Lincoln Reagan que organiza el Partido Republicano estatal. Allí encabezará el evento junto a David Hann, presidente del GOP de Minnesota, que se mostró entusiasmado con la presencia del expresidente en el evento: "Creo que esto es algo que Trump quiere hacer. Él cree que este es un estado que puede ganar. Creemos que ese también es el caso", afirmó en declaraciones recogidas por The Detroit News.

En este estado, históricamente de tendencia demócrata, Trump estuvo a punto de lograr la victoria en 2016. Un hecho que, en la historia reciente, únicamente logró el republicano Richard Nixon en 1972. Sin embargo, la "gran insatisfacción con el presidente Biden" que detectó Hann en el estado, y que se ejemplifica en que casi el 19% de los votantes demócratas durante las primarias del Supermartes marcasen sus boletas como "no comprometidas", podría hacer cambiar la tendencia electoral este año y, finalmente, dar la victoria en Minnesota a Trump.