Los jóvenes, desencantados: la intención de voto entre los votantes de 18 a 29 años se desploma

Menos de la mitad (49%) señaló que planea acudir a las urnas en las próximas elecciones presidenciales, un 8% menos que en las votaciones de 2020.

Faltan once meses para que los ciudadanos acudan a las urnas y las consultoras y entidades ya comenzaron a publicar sus encuestas no solo sobre quiénes son los candidatos favoritos, también sobre el panorama electoral. La última conocida muestra el desencanto de los jóvenes votantes con los candidatos o con los partidos políticos y sus programas, por lo que cada vez son menos los que manifiestan que tienen intención de votar.

Según un sondeo del Institute of Politics at Harvard Kennedy School publicado este martes, el 49% del electorado de entre 18 y 29 años señaló que planea votar en las elecciones presidenciales de 2024, reflejando un descenso de un 8% respecto al registro divulgado antes de las votaciones de 2020 (57%).

La encuesta expone que la caída de intención de voto entre los menores de 30 años afectaría en mayor medida al Partido Republicano, que se desplomaría diez puntos respecto a otoño de 2019 (de un 66% que señaló que acudiría a las urnas a un 56%), mientras que el Partido Demócrata sufriría un daño de dos puntos (de un 68% a un 66%). Un descenso significativo también se aprecia entre los independientes (de un 41% a un 31%).

Los hispanos, los más desencantados

Entre los votantes de 18 a 29 años, los que mostraron una mayor desilusión con las próximas elecciones presidenciales fueron los hispanos. Solo cuatro de cada diez (40%) afirmaron que votarán, mientras que, cuatro años atrás, lo asintió el 56%.

La intención de voto de los afroamericanos cayó 12 puntos (de un 50% a un 38%). El registro entre la comunidad blanca fue la que experimentó un descenso más ligero, (5 puntos, del 62% al 57%).

Los titulados universitarios, los que más ganas tienen de votar en las elecciones

Respecto a escala educativa, en todos los niveles también cae. El menor descenso se observa entre los que tienen un título universitario (del 72% al 69%). Quienes están aún cursando sus estudios en la universidad son los más descontentos; su registro se desploma en 13 puntos (del 68% al 55%). El porcentaje de aquellos que ni tienen títulos ni están estudiando decae en un 8% (de un 48% al 40%).