fbpx

Hillary Clinton miente: no es más fácil conseguir un arma que abortar

La excandidata demócrata intentó comparar la posesión de armas con el supuesto derecho a abortar.

La excandidata demócrata a la presidencia intentó comparar la posesión de armas con el supuesto derecho a abortar. Twitter y la propia realidad evidenciaron que no dijo la verdad.

Hillary Clinton comparó en un tuit la posibilidad de abortar con la de conseguir un fusil de asalto: "No debería ser más difícil abortar que conseguir un AR-15". La comparación fue recibida con críticas y burlas a la exsenadora.

Tom Fitton, presidente de Judicial Watch, replicó preguntándose irónicamente si Clinton quería hacer que "matar a un indefenso ser humano no nacido" fuera más sencillo que comprar un arma.

La Constitución no ampara el aborto y sí la posesión de armas

Más allá de la desafortunada comparación, el tuit de Clinton repite una mentira muy extendida desde el sector progresista.

Desde Obama a Biden, los demócratas insisten en "la protección del derecho al aborto". Un derecho que la Constitución no recoge, como ha dejado claro la Corte Suprema. Sin embargo, el derecho a la posesión de armas es el pilar de la Segunda Enmienda y aparece igualmente en la Carta de Derechos.

Clinton recurrió a otro tema muy manido: la facilidad del acceso a las armas. Como derecho fundamental, los ciudadanos pueden portar armas de fuego, pero no a cualquier precio. La realidad es que, de norte a sur del país, tanto la legislación federal como las estatales imponen numerosos requisitos para acceder a las armas. Desde un registro personal hasta la comprobación de antecedentes penales, pasando por los límites de edad (hasta 21 años en algunos estados). Limitaciones de las que los demócratas no quieren oír hablar cuando se trata de hablar del aborto.

Hillary Clinton no es un caso aislado, ni mucho menos. El propio presidente Biden está en la misma onda. De hecho, ya ha manifestado su intención de hacer avanzar la agenda abortista y ha declarado la guerra al derecho a portar armas.