fbpx

Guerra interna en BLM: acusan a su líder de robar 10 millones

Un nuevo escándalo sacude el movimiento radical Black Lives Matter. 26 de sus facciones acusan a la fundación BLM de desviar los fondos procedentes de las donaciones.

Una coalición de 26 sucursales del movimiento BLM (Black Lives Matter) presentó una demanda contra el líder de la organización nacional, Shalomyah Bowers, acusándolo de desviar 10 millones de dólares procedentes de contribuciones 'benéficas' para pagar sus propios gastos personales.

La denuncia, presentada en el Tribunal Superior de Los Ángeles, se dirige contra el ejecutivo del movimiento, la fundación BLM Global Network (BLMGNF), la empresa consultora de Bowers y otra serie de personas de la cúpula del movimiento radical.  Los demandantes, miembros de Black Lives Matter, acusan a Bowers de ser un "administrador deshonesto" y un "usurpador".

Mientras los líderes de BLM y los trabajadores del movimiento estaban en la calle arriesgando sus vidas, el Sr. Bowers permanecía en sus cómodas oficinas ideando un esquema de fraude y tergiversación para romper el contrato entre los donantes y BLM.

591075168 Black Lives Matter Grassroots v BLMGNF by VozMedia on Scribd

La fundación Black Lives Matter Global Network recaudó 90 millones de dólares en 2020, año en el que el movimiento BLM alcanzó fama mundial después de los saqueos, destrozos y homicidios que protagonizaron en el país a raíz de la muerte del delincuente George Floyd.

Shalomyah Bowers fue contratado en 2020 por la cofundadora de BLM, Patrisse Cullors, para ayudar a dirigir la Black Lives Matter Global Network Foundation, una extensión de la organización de base BLM, según recordó la demanda. Ahora los demandantes, Black Lives Matter Grassroots (BLMGR), acusan a Bowers de defraudar a las secciones locales para su "enriquecimiento injusto" y utilizar los fondos del movimiento para su "hucha personal".

Un movimiento radical bajo sospecha

Patrisse Cullors, cofundadora del movimiento BLM, abandonó la dirección ejecutiva en mayo de 2021 después de conocerse que contaba con una cartera de vivivendas valorada en más de tres millones de dólares. Entonces comenzaron las sospechas sobre el verdadero destino de las donaciones al movimiento radical.

Al igual que Cullors, que acusó a quienes revelaron la información sobre sus propiedades de "racistas" y "sexistas"; ahora la junta directica de BLMGNF se defendió acusando a quienes han destapado sus presuntas irregularidades. "Las acusaciones de Melina Abdullah y BLM Grassroots son falsas, calumniosas y carecen de realidad", señaló la fundación en un comunicado. Bowers y su grupo continuaron insultando a quienes lo demandan, acusándolos de "ser víctimas de la lógica carcelaria y la violencia social que alimenta el sistema legal."