El imparable, la sorpresa, el renacido y el ambicioso: así quedan las Finales de Conferencia de la NBA

En el lado este del cuadro, Celtics y Pacers. En el oeste, Mavericks y Timberwolves. Uno de ellos recibirá el Anillo de campeón de la mejor liga del mundo.

Un mes ha pasado desde que arrancaron los Playoffs de la NBA. Los 16 mejores rosters de la temporada regular 2023-2024 comenzaban su particular lucha en la fase decisiva para ponerse el Anillo de campeón. Un mes después, y tras intensos duelos sobre el parqué, ya conocemos las cuatro franquicias que disputarán las Finales de Conferencia de la mejor liga de baloncesto del planeta: los Boston Celtics, los Indiana Pacers, los Dallas Mavericks y los Minnesota Timberwolves.

En el camino, los cuatro finalistas hicieron que varias franquicias que partían con altas probabilidades de coronarse -como los Oklahoma City Thunder, campeones del Oeste en la temporada regular; los Denver Nuggets, vigentes portadores del trofeo Larry O'Brien; o los New York Knicks- abdicasen en su intento por sentarse en el trono de la NBA.

Boston Celtics-Indiana Pacers

No hay lugar a dudas, no hay roster que haya hecho mejor campaña que la de los Celtics. Prácticamente imparables. La franquicia verdiblanca redujo las posibilidades de los otros 14 equipos de la Conferencia Este para acabar en primera posición en la temporada regular. Y ese dominio lo han seguido plasmando en los Playoffs. En los diez juegos que han disputado hasta el momento, solo han cedido en dos: uno en la primera ronda frente a los Miami Heat y otro en semifinales contra los Cleveland Cavaliers. Un balance de ocho victorias y dos derrotas con un promedio de 108,1 puntos anotados. Disputarán su cuarta Final de Conferencia en las últimas cinco temporadas.

El gran artífice de ese 'abuso' verdiblanco es Jayson Tatum. El basquetbolista de 26 años es el responsable de que los Celtics vuelvan a ser considerados como una de las grandes franquicias de la NBA de los últimos tiempos, siendo el líder sobre el parqué y el autor de la mayoría de los puntos que anotan en cada juego. A él le acompañan varios jugadores que están registrando grandes estadísticas en la gran mayoría de los partidos, como es el caso de Jaylen Brown, Kristaps Porzingis, Derrick White o Jrue Holiday. Entre ceja y ceja, solo hay un objetivo: colocar el decimoctavo Anillo en el palmarés de los Celtics.

En estas Finales de Conferencia tendrán delante a los Pacers. La franquicia de Indianápolis no sentía lo que es estar en la penúltima ronda de la NBA desde hace diez años, cuando en la temporada 2013-2014 cayeron frente a los Heat. De hecho, en todo este periodo de tiempo, no logró avanzar más allá de la primera ronda de los Playoffs. En esta edición, derrotaron, en primer lugar, a los Philadelphia 76ers, y, tras una frenética remontada en semifinales, a los Knicks. Por ahora, han registrado la media de anotación más alta de los cuatro finalistas en estos Playoffs (114,2 puntos por juego). Sorpresiva ha sido su actuación hasta el momento.

Pocos creen en las posibilidades de los Pacers. Muchos apuntan a que están ante un imposible, sabiendo a quién tienen enfrente los próximos días. Para estar en las Finales de la NBA, el roster liderado por Tyrese Haliburton, Pascal Siakam o Myles Turner, entre otros, deberá emplearse a fondo y su director técnico, Rick Carlisle, diseñar una estrategia para frenar a los Celtics.

Dallas Mavericks-Minnesota Timberwolves

En la temporada 2010-2011, los Mavericks añadieron a sus vitrinas el que, hasta ahora, es su único Larry O'Brien. Trece años después, los intentos de la franquicia de Dallas por seguir en la cima fueron en vano, salvo hace dos campañas, cuando cayeron en las Finales de Conferencia contra los Golden State Warriors. Si nos fijamos en temporadas anteriores, a comienzos del siglo XXI, rara es la vez en la que no veíamos, como mínimo, a los texanos en semifinales. Ahora están ante una nueva oportunidad de avanzar a las Finales de la NBA. Por el camino han dejado a Los Angeles Clippers y a los Thunder, con un promedio de 106,5 puntos.

La comandancia de estos Mavericks tiene nombre propio: Luka Doncic. Desde 2018, año en el que aterrizó en la NBA procedente de España, el jugador esloveno es la figura clave de la franquicia, el líder que necesitaba Dallas para renacer. A él hay que sumar lo que pueda aportar Kyrie Irving, quien hasta el momento ha cuajado una más que decente actuación en estos Playoffs. En las manos de ambos están puestas las esperanzas para ver a los Mavs en las Finales de la NBA.

Al otro lado de la cancha estarán los Timberwolves. La franquicia de Minneapolis ha demostrado más de lo que muchos esperaban de ellos, a base de ambición. Durante gran parte de la fase regular disputaron el liderazgo de la Conferencia Oeste a los Thunder y a los Nuggets, aunque, finalmente, acabaron terceros. Fueron a los hombres capitaneados por Nikola Jokic a los que derrotaron en semifinales tras una ajustadísima eliminatoria. En primera ronda, no dieron opción alguna a los Phoenix Suns. Han firmado 108,4 puntos por partido para disputar las segundas Finales de Conferencia de su historia.

El nombre de Anthony Edwards destaca por encima de cualquiera de sus compañeros. Con 22 años y solo tres temporadas en la NBA, ha rubricado su mejor campaña. Y ha sido uno de los mejores jugadores de estos Playoffs. Y habrá quien diga que está siendo el mejor por el momento. También están siendo destacables las aportaciones de Karl-Anthony Towns y Rudy Gobert.