El Partido Libertario da un paso a la izquierda con la elección de Chase Oliver como candidato presidencial

En una tensa convención, el activista político consiguió la nominación tras siete votaciones, después de eliminar, entre otros, a Robert F. Kennedy.

Chase Oliver será el candidato del Partido Libertario tras conseguir el apoyo del 60% de los votantes del partido en la Convención de la formación durante este fin de semana. A pesar de que se especuló durante mucho tiempo con que Robert F. Kennedy podría ser el elegido, fue eliminado en las rondas preliminares al conseguir apenas un 2% de los sufragios.

"Extiendo mi mano. Tómenla y sean parte de la libertad"

Oliver necesitó siete rondas de votaciones a lo largo de un día para conseguir la nominación. A lo largo de un día largo y con diversas polémicas, las distintas facciones del partido compitieron por conseguir la candidatura, así como los puestos de liderazgo. Tras su victoria final -que se llegó tras una votación final en la que de, no salir él, no habría habido candidato libertario-, Oliver prometió unificar el partido en su discurso de aceptación. "Extiendo mi mano. Tómenla y sean parte de la libertad".

Con Oliver al frente, el Partido Libertario da un paso hacia la izquierda, puesto que el flamante candidato cuenta con el apoyo del Caucus Liberal Clásico, una facción de tendencia progresista. De hecho, varios de los delegados lamentaron que la polarización que vive el país también tuvo su reflejo en la convención liberal, donde se vivieron momentos muy tensos durante la jornada, según informa The Washington Post.

"Sabemos que el menor de dos males sigue dándonos más males"

En su discurso tras la victoria, se presentó como la verdadera alternativa a Trump y Biden, a quienes calificó como "males" del país. "Sabemos que el menor de dos males sigue dándonos más males. Pero hemos acabado con eso, y los votantes también". Además, pidió ayuda para "luchar contra la maquinaria de la guerra", incluido lo que él llamó el "genocidio de Gaza".

Oliver, es un activista político que se proclama abiertamente gay y trabaja como ejecutivo de cuentas de ventas. En 2022 se presentó a las elecciones al Senado por Georgia contra Raphael G. Warnock, el titular demócrata, y Herschel Walker, el aspirante republicano, y obtuvo el 2% de los votos, obligando a ambos favoritos a acudir a una segunda vuelta.