El papa Francisco ordena a los obispos a no admitir a personas homosexuales en los seminarios: "Ya hay demasiada mariconería"

Algunas fuentes episcopales opinaron que el pontífice no era consciente de lo ofensivo que es el término coloquial que utilizó.

En una reunión a puerta cerrada en el Vaticano, el papa Francisco solicitó que no se permitiera el ingreso de hombres homosexuales al seminario para prepararse para el sacerdocio. Según medios locales, el pontífice expresó su preocupación sobre el tema en términos coloquiales, afirmando que ya “hay demasiada mariconería en ciertos seminarios”.

De acuerdo con los reportes, Francisco estaba hablando en la asamblea de la Conferencia Episcopal Italiana sobre la admisión de seminaristas cuando uno de los obispos preguntó específicamente sobre la admisión de hombres abiertamente homosexuales. Francisco respondió que era mejor no aceptar a alguien con esta tendencia, utilizando la palabra "frociaggine" (mariconería), un término que muchos medios han calificado de vulgar y ofensivo.

Fuentes episcopales citadas por el diario Corriere della Sera informaron que la frase del papa fue recibida con algunas "risas de incredulidad", ya que "era evidente que el papa no era consciente de lo ofensiva que resulta esa palabra en italiano", debido a que no es su lengua nativa.

Es importante señalar que la petición del papa se alinea con la instrucción vaticana de 2005, confirmada por él mismo en 2016, que establece que “la Iglesia no puede admitir al seminario y a las órdenes sagradas a quienes practican la homosexualidad, presentan tendencias homosexuales profundamente arraigadas o sostienen la así llamada cultura gay”.

Durante la reunión el papa también subrayó la importancia de que los obispos acompañen a los jóvenes rechazados de manera compasiva y respetuosa, asegurando que se les brinde el apoyo necesario durante su proceso de discernimiento vocacional.

A pesar de su firme postura sobre la no admisión de personas homosexuales al sacerdocio, el papa ha abogado constantemente a favor de la inclusión de las personas homosexuales, llegando incluso a permitir la bendición a parejas homosexuales y civiles siempre que no se confunda con el matrimonio.