El detective que arrestó al golfista Scottie Scheffler violó la política del Departamento de Policía de Louisville

El oficial involucrado no encendió su cámara corporal durante el arresto que sucedió en medio de circunstancias poco convencionales y un tráfico caótico.

El detective que arrestó al mejor golfista del mundo Scottie Scheffler, violó la política del Departamento de Policía de Louisville durante el procedimiento al no encender su cámara corporal, confirmaron este jueves en una rueda de prensa la jefe de policía y el alcalde de la ciudad.

Se trata de Bryan Gillis, quien ha sido empleado del Departamento de Policía Metropolitana de Louisville desde noviembre de 2007 y acusó a Scheffler de agredirlo durante un tráfico caótico en las Valhalla Golf Club, una afirmación que ha sido desmentida tajantemente por el equipo legal del golfista.

El departamento también publicó un video del arresto tomado con otras cámaras, que estaban fijas en un lugar a una distancia considerable del suceso y también en el tablero de un coche de policía. El vídeo, si bien muestra cómo Scheffler fue arrestado, no deja claro cómo se generó la situación o cual fue el motivo por el que el número uno del mundo fue detenido por las autoridades.

Durante el anuncio, el alcalde Craig Greenberg dijo que no tienen conocimiento de ninguna grabación que capture la interacción inicial entre Scheffler y el detective que violó la política del departamento, una situación que deja más preguntas que respuestas antes de la lectura de cargos programada para Scheffler para principios de junio.

"La transparencia es increíblemente importante para nuestra administración", dijo el alcalde. "La activación de cámaras corporales es de vital importancia para nuestro departamento de policía".

Ni Greenberg ni la jefa del departamento, Jacquelyn Gwinn-Villaroel, discutieron mayores detalles sobre la investigación en curso.

De hecho, el alcalde se limitó a decir que el arresto ocurrió en medio de circunstancias poco convencionales (oscuridad, lluvia y tensión) y un tráfico caótico tras la muerte de una persona que no guarda relación con el caso de Scheffler.

La defensa de Scheffler no quiere tratos con la Fiscalía

El abogado de Scheffler, Steve Romines, habló tras la conferencia de prensa y dijo que la defensa no tiene ningún interés en llegar a un acuerdo. Aseguró que el caso será desestimado o, en última instancia, estarán listos para ir a juicio y probar la inocencia del golfista.

Scheffler, en total, ha sido acusado de agresión en segundo grado a un oficial de policía, conducta criminal en tercer grado, conducción imprudente e ignorar las señales de los agentes que dirigen el tráfico.

Sin embargo, las autoridades han dado versiones contradictorias sobre lo que sucedió.

En primer lugar, el golfista fue arrestado en las afueras del Valhalla Golf Club en Louisville, Kentucky, cuando intentaba ingresar al campo para continuar su participación en el PGA.

Sin embargo, la escena en el lugar era caótica porque esa misma mañana un trabajador del torneo fue sido atropellado y asesinado por un autobús cerca del campo. El desafortunado suceso generó tráfico y problemas para que los jugadores accedieran al lugar.

En medio de esa situación, según la versión de las autoridades, Scheffler ignoró las señales de los oficiales que dirigían el tráfico provocando lesiones a uno de ellos por un atropello. Pero el golfista dijo que solo estaba siguiendo las indicaciones de otro detective y calificó la situación como un gran malentendido.

Su abogado, además, dijo que el golfista no atropelló a ningún oficial y que esta versión ha sido corroborada por testigos.

“Debido a la combinación de tráfico de eventos y una muerte por tránsito en el área, fue una situación muy caótica. Procedía según las indicaciones de otro oficial de tránsito y conducía un vehículo de jugador marcado con credenciales visibles”, dijo Romines. “Varios testigos han confirmado que no hizo nada malo, sino que simplemente procedió según las indicaciones. Se detuvo inmediatamente cuando se le indicó y en ningún momento agredió a ningún oficial con su vehículo”.