fbpx

Dos nuevos condados denuncian que hay una "invasión" en la frontera

Los condados de Parker y Atascosa, en Texas, se suman a los de Kinney, Edwards, Goliad, Terrell, Presidio, y Maverick. Abbott podría cerrar la frontera.

El condado de Parker ha declarado que Texas y los Estados Unidos son objeto de una invasión. El Tribunal de Comisionados del condado ha votado por unanimidad invocar el Artículo 1, Sección 10 de la Constitución, que permite hacer esa declaración. Le sigue el condado de Atascosa. El juez Russell Wilson ha firmado una declaración de "desastre" que incluye la denuncia de la invasión, y se espera que el Tribunal de Comisionados del Condado también apoye la declaración de "invasión".

De este modo, se convierten en los condados séptimo y octavo en hacer esta declaración. Antes se habían pronunciado en este sentido los condados de Kinney, Edwards, Goliad, Terrell, Presidio, y Maverick. Pronto se podrían sumar otros dos condados. El juez del condado de Jeff Davis firmó una declaración de invasión, pero el Tribunal de Comisionados del condado no lo ha firmado. Uvalde ha mostrado interés en hacerlo, y podría sumarse en breve.

A la espera de Greg Abbott

Just the News ha recogido unas palabras del comisionado del condado de Atascosa, Stuart Knowlton, que interpelan al gobernador Greg Abbott. "El gobernador, según la Constitución, tiene derecho a declarar una invasión", recuerda Knowlton. "Él ha declarado públicamente en Fox News que está de acuerdo en que hay una invasión, pero aún no ha firmado una declaración". Si el gobernador Abbott tomase esa decisión, podría cerrar la frontera con México.

El medio cita a The Center Square, que recoge unas declaraciones por parte del fiscal del distrito del condado de Kinney, Brent Smith. El fiscal advierte de que "no se puede exagerar la importancia de que otros condados de Texas declaren una invasión". Este movimiento creciente muestra "claramente" que la crisis fronteriza "afecta a todos los condados del estado y no se limita a las comunidades cercanas al Río Grande".

La frontera mortal

De acuerdo con el último informe de la Organización Internacional para las Migraciones de Naciones Unidas, la frontera que une a los Estados Unidos con México es la más mortal del mundo. Edwin Viales, autor del informe, señala que "el número de muertes en la frontera entre Estados Unidos y México el año pasado es significativamente mayor que en cualquier año anterior, incluso antes del covid-19". En 2021 murieron 728 personas en el tránsito de cruzar la frontera.