De Hitler a la UNRWA pasando por Stalin: los nada pacíficos candidatos al Nobel de la Paz

Varios de los grandes genocidas de la historia aparecen en las listas de los propuestos para conseguir el prestigioso galardón.

El premio Nobel de la Paz es uno de los más codiciados por políticos y ONG, a pesar de que el peculiar proceso de elección de los candidatos -e incluso de los ganadores-, ha dejado considerables incongruencias o nombres cuya presencia en la lista es difícil de comprender. Entre los que ha sido propuestos para recibir el galardón se encuentran reconocidos hombres de paz como Adolf Hitler, Benito Mussolini, Josef Stalin o Fidel Castro. Esta edición se ha incluido al presidente colombiano y exguerrillero Gustavo Petro o a la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Medio (UNRWA, por sus siglas en inglés), a pesar del informe que expone sus vínculos con Hamás y la masacre del 7 de octubre.

Según el testamento del propio Alfred Nobel, este premio se entrega, desde 1901, «a la persona que haya trabajado más o mejor en favor de la fraternidad entre las naciones, la abolición o reducción de los ejércitos alzados y la celebración y promoción de acuerdos de paz». Unos criterios que cumplían claramente personas como las citadas anteriormente. Para que puedan ser consideradas, las candidaturas tienen que ser presentadas por "miembros de asambleas nacionales y gobiernos; miembros de tribunales internacionales; rectores de universidad, profesores de ciencias sociales, historia, filosofía, derecho y teología o directores de institutos de investigación sobre la paz e institutos de política exterior". En teoría, las candidaturas y deliberaciones son secretas hasta 50 años después del año para el que se presentaron, aunque cada año se filtran varios nombres por parte de los promotores de un nombre.

Adolf Hitler

El parlamentario sueco Erik Gottfrid Christian Brandt propuso el nombre del führer en 1939, poco antes del estallido de la II Guerra Mundial. En realidad, se trataba de una forma de protestar por la candidatura del primer ministro británico Neville Chamberlain por su participación en los acuerdos de Múnich de 1938 por el que daban una parte de Checoslovaquia a Alemania como medida de apaciguamiento para evitar una guerra que acabaría produciéndose igualmente. No obstante, y a pesar de que la candidatura fue retirada ante la polémica que provocó la iniciativa, Hitler sigue apareciendo en los registros del galardón.

Benito Mussolini

Unos años antes, en 1935, el nombre del presidente italiano fue incluido en la lista de candidatos por un grupo de profesores de un Instituto de Derecho Internacional Francés y un grupo de docentes de la Universidad alemana de Giessen.

Josef Stalin

El dictador comunista ruso estuvo dos veces nominado. La primera vez nada más terminar la II Guerra Mundial, cuando el ministro de exteriores noruego Halvdan Khon lo consideró merecedor del galardón "por sus esfuerzos para terminar" con la contienda. Tres años después su nombre volvió a entrar en la terna, en esta ocasión promovido por el profesor universitario checo Wladislav Rieger. Stalin no ganó en ninguna de las dos ocasiones y en 1949 crearía el Premio Stalin de la Paz entre los Pueblos.

Fidel Castro

En 2001, el año del centenario de los premios, el guerrillero y dictador cubano fue propuesto por el diputado noruego Hallgeir Langeland, justificándolo porque "a pesar de ser un país pequeño, pobre y boicoteado por Estados Unidos, Cuba había logrado ayudar a decenas de países en desarrollo". 

Gustavo Petro

El actual presidente de Colombia y conocido exguerrillero ha sido propuesto en 2024 por Rasmus Hansson, diputado noruego. Según el político europeo, otorgar el premio a Petro significaría reconocer que "en la práctica que el diálogo con los actores armados puede ser un medio eficaz para solucionar conflictos y reducir la violencia".

UNRWA

En medio de la polémica por el informe israelí denunciando la vinculación de muchos de los trabajadores de esta organización con grupos terroristas como Hamás y la Yihad Islámica Palestina, incluso la participación directa de al menos una docena de ellos en la masacre del 7 de octubre, el diputado laborista noruego Asmund Aukrust. Para justificar su la provocadora propuesta, el político nórdico señaló que lo hace para reconocer el "trabajo a largo plazo para proporcionar un apoyo vital a Palestina y a la región en general" de la agencia de la ONU.

Otras polémicas

La nominación e incluso elección de ganadores ha dejado otras notables polémicas, como la entrega del galardón a Henry Kissinger y el vietmanita Le Duc Tho por su contribución a finalizar la Guerra de Vietnam. Además de las acusaciones contra Kissinger de que había alargado el conflicto, su contraparte vietnamita rechazó el premio. También levantó mucha sorpresa la victoria de Barack Obama... apenas unos meses después de llegar a la Casa Blanca. Una elección que incluso el 44º presidente estadounidense reconoció no esperar ni ser digno de ella. Paradójicamente, cada una de las veces que su sucesor, Donald Trump, ha sido nominado -la última este mismo año- por su labor por la paz en Oriente Medio, con logros como los Acuerdos de Abraham, ha levantado ampollas y grandes campañas en contra.

Candidatos curiosos

No todos los candidatos deben ser -ni han sido- políticos, ONG o activistas. En alguna ocasión han recibido la nominación personalidades como Michael Jackson o el chef español José Andrés.

Gandhi, el gran olvidado

Personalidades globalmente aceptadas como líderes de la no violencia como Mahatma Gandhi nunca levantaron el premio.