Abbott otorga un indulto total a un exsargento que mató a un manifestante de BLM en el 2020: "Las leyes de autodefensa no pueden ser anuladas"

Se trata de Daniel Perry, cuya liberación fue una recomendación expresa de la Junta de Indultos y Libertad Condicional de Texas.

Greg Abbott indultó a Daniel Perry, un exsargento que asesinó a un manifestante de Black Lives Matter (BLM) en el 2020. Al gobernador le llegó una recomendación expresa de la Junta de Indultos y Libertad Condicional de Texas, organismo que entendió que el entonces agente del orden actuó en defensa personal.

"La Junta de Indultos y Libertad Condicional de Texas llevó a cabo una revisión exhaustiva de la historia personal del sargento del ejército estadounidense Daniel Perry y los hechos que rodearon el incidente de julio de 2020 y recomendó un indulto total y la restauración de todos los derechos civiles de ciudadanía", expresó el gobernador republicano en un comunicado.

"Entre los voluminosos archivos revisados ​​por la Junta, consideraron la información proporcionada por el Fiscal de Distrito del Condado de Travis, el informe de investigación completo sobre Daniel Perry, además de una revisión de todos los testimonios proporcionados en el juicio. Texas tiene uno de los programas 'Stand Your Ground' más sólidos. Las leyes de autodefensa que no pueden ser anuladas por un jurado o un fiscal de distrito progresista. Agradezco a la Junta por su investigación exhaustiva y apruebo su recomendación de indulto", sumó, explicando el origen de su decisión.

El caso de Daniel Perry

Todo comenzó en julio del 2020, cuando una protesta en reacción a la muerte de George Floyd tuvo lugar en la ciudad de Austin. Perry, entonces un sargento retirado de 30 años que estaba en medio de su turno de conductor de Uber, se encontró con que la multitud de manifestantes bloqueaba su camino, por lo que decidió conducir su auto entre ellos.

Momentos después, un hombre se acercó a decirle que pare. Este sujeto resultó ser Garrett Foster, un veterano de la Fuerza Aérea, quien portaba una AK-47. Según el testimonio de Perry, Foster estaba a punto de apuntarlo con su arma, lo que provocó que este lo asesinara de un disparo. "Creo que iba a apuntarme... No quería darle la oportunidad de apuntarme", declaró Perry en la entrevista, afirmando que actuó en defensa propia.

Sin embargo, en julio de 2021, un gran jurado del condado de Travis lo acusó formalmente de asesinato y agresión agravada, causa que terminó con una condena firme en abril del 2023. Sin posibilidad de un nuevo juicio, se lo sentenció a 25 años de prisión.

Durante el juicio, colegas de Perry en el ejército testificaron que él siempre trató a todos de manera justa, sin importar la raza.

Una vez terminado el proceso, comenzaron a trascender algunos comentarios amenazantes y racistas de Perry sobre las protestas de BLM. Sus abogados calificaron estos mensajes como "humor de cuartel”.

Tras la condena, algunas voces de peso impulsaron la opción del indulto por entender que Perry efectivamente había actuado en legítima defensa, entre ellos el congresista Ronny Jackson, Tucker Carlson y el presidente del Partido Republicano de Texas, Matt Rinaldi.

En efecto, tras un detenido estudio del caso, la Junta de Indultos y Libertad Condicional de Texas le recomendó esta opción al gobernador, quien raramente otorga indultos. En efecto, concedió tres en 2023, dos indultos en 2022 y ocho en 2021.