Un informe revela que Biden "está cerca" de lograr un acuerdo con Arabia Saudita en medio de los esfuerzos de fomentar las relaciones con Israel

El tratado histórico se fundamenta principalmente en un pacto de seguridad entre Estados Unidos y Riad. Sin embargo, también demanda concesiones significativas por parte de Jerusalén.

La Administración Biden está cerca de alcanzar un acuerdo histórico con Arabia Saudita que no solo fortalecería el comercio y la defensa bilateral, sino que también impulsaría a largo plazo las relaciones diplomáticas entre Riad e Israel, según informa The Wall Street Journal.

El tratado se basa en un pacto de seguridad en el que Estados Unidos se compromete a ayudar a defender a Arabia Saudita en caso de ser atacada. A cambio, Estados Unidos obtendría permiso para acceder al territorio y al espacio aéreo saudí para proteger sus propios intereses y a sus aliados en la región.

Esta propuesta también busca ofrecer a los líderes israelíes la oportunidad de establecer relaciones normales con Arabia Saudita, lo que podría aumentar su aceptación en el mundo árabe y musulmán. Sin embargo, el éxito de este esfuerzo diplomático depende del compromiso de Israel con una solución de dos Estados con los palestinos, un enfoque que el actual Gobierno israelí y gran parte de la opinión pública del Estado judío rechazan.

Una alianza de defensa con Arabia Saudita, consolidaría el rol de Estados Unidos en Medio Oriente y dificultaría los esfuerzos de China por influir en la región y encontrar nuevos aliados, según le explicó el ex alto funcionario de inteligencia de Estados Unidos, Jonathan Panikoff a The Wall Street Journal.

Sin embargo, para que este acuerdo se concrete no solo deben hacer concesiones importantes tanto Israel como Arabia Saudita, sino que además el acuerdo debe ser aprobado por una mayoría de dos tercios en el Senado estadounidense.

Cambio en la política de Biden

El presidente Joe Biden, quien en su campaña prometió tratar a Arabia Saudita como un paria debido al asesinato del periodista Jamal Khashoggi, ahora se encuentra en la posición de formalizar un compromiso para proteger al reino. Este movimiento representa un cambio notable en su política exterior, buscando fortalecer los lazos con una monarquía que, aunque está impulsando un desarrollo económico y social ambicioso, sigue reprimiendo la disidencia.

"Sería la primera vez que Estados Unidos concluye un pacto de defensa mutua que tendría fuerza de ley desde la revisión de 1960 del tratado entre Estados Unidos y Japón, y la primera vez que concluye un acuerdo de este tipo con un país autoritario", señaló Aaron David Miller, ex negociador de paz estadounidense.

El acuerdo estaba casi listo el mes pasado

El mes pasado ya se había logrado un acuerdo conceptual sobre la mayoría de las disposiciones, después de una reunión entre funcionarios estadounidenses y el príncipe heredero saudita Mohammed bin Salman.  Sin embargo, el asesor de seguridad nacional de Estados Unidos, Jake Sullivan, subrayó que la normalización de las relaciones entre Arabia Saudita e Israel era un requisito para la firma del acuerdo, lo que para entonces parecía seguir siendo un problema.

“La visión integrada es un entendimiento bilateral entre Estados Unidos y Arabia Saudita combinado con una normalización entre Israel y Arabia Saudita, combinado con pasos significativos en nombre del pueblo palestino (…) Todo eso tiene que unirse. No se puede desenredar una pieza de las demás”, afirmó Sullivan destacando que la decisión también dependería en gran medida de los líderes israelíes.