Trump y Biden acordaron dos debates presidenciales en un momento delicado para la campaña del demócrata

El primero será el 27 de junio y el segundo el 10 de septiembre. El presidente demócrata no habría aceptado un tercero organizado por la cadena Fox News.

El presidente Joe Biden y el expresidente Donald Trump acordaron medirse en dos debates presidenciales para el 27 de junio y el 10 de septiembre en las cadenas CNN y ABC News respectivamente.

En un post publicado en X (Twitter), Biden dijo: “He recibido y aceptado una invitación de CNN para un debate el 27 de junio. A tu disposición, Donald. Como dijiste: en cualquier lugar, a cualquier hora”.

Luego, en otro vídeo publicado en la plataforma, Biden intentó mostrarse más retador.

“Donald Trump perdió dos debates contra mí en 2020. Desde entonces no se ha presentado a un debate. Ahora actúa como si quisiera debatir conmigo otra vez”, dijo Biden. “Bueno, alégrame el día, amigo, incluso lo haré dos veces. Así que elijamos las fechas, Donald: he oído que estás libre los miércoles”, continuó el presidente, haciendo alusión a las batallas judiciales que enfrenta el expresidente.

Sin embargo, el tono retador del presidente demócrata también fue cuestionado por sus críticos, ya que en el vídeo de 13 segundos que subió Biden hubo un aproximado de cinco cortes de edición, lo que generó burlas de sus adversarios.

Trump, quien ya había presionado a Biden previamente a debatir, dijo que los términos le parecían correctos en declaraciones a distintos medios de comunicación nacionales.

Mientras tanto, en su red social Truth, Trump escribió: “Es un gran honor para mí aceptar el debate de CNN contra el corrupto Joe Biden, el PEOR PRESIDENTE en la historia de los Estados Unidos y una verdadera amenaza a la democracia, el próximo 27 de junio. Asimismo, acepto el debate de ABC News contra el corrupto Joe el 10 de septiembre”.

Desde la campaña de Biden quieren que el debate se realice en un estudio de televisión, con una petición particular: que los micrófonos se corten automáticamente cuando transcurra el tiempo límite de uno de los candidatos.

Además, el equipo de Biden también solicitó que solamente sean los dos candidatos y el moderador los que participen en el debate a puerta cerrada, sin las audiencias en físico de las que se alimenta y suele sacar provecho el expresidente Trump.

Asimismo, la campaña de Biden pidió que se excluya del debate al candidato independiente Robert F. Kennedy Jr. u otros candidatos.

La campaña de Trump aceptó todos los requisitos para debatir.

Sin embargo, aparentemente, Biden no aceptó un tercer debate organizado por la cadena conservadora Fox News que sí fue aceptado por el expresidente Trump.

“Por favor, deje que este post sirva para representar que por la presente acepto debatir contra el corrupto Joe Biden en Fox News. La fecha será el miércoles 2 de octubre. Los anfitriones serán Bret Baier y Martha MacCallum”, escribió Trump en Truth.

Sin embargo, de acuerdo con el diario The New York Times, Biden solo aceptó dos debates porque Fox News no cumplió con sus requerimientos.

De acuerdo con CNN, ambas campañas llevan semanas manteniendo conversaciones informales para organizar un debate mostrando desinterés mutuo y descontento por el cronograma planteado por la Comisión de Debates Presidenciales, que había propuesto las siguientes fechas: primer debate para el 16 de septiembre en Texas, el segundo el 1 de octubre en Virginia y un tercero el 9 de octubre en Utah.

A pesar de que es poco común que los debates no tengan público presente, en una ocasión, en 1960, John F. Kennedy y Richard Nixon llevaron adelante un debate en un estudio de televisión sin público presente.

¿Una medida desesperada?

La aceptación de Biden a debatir se produce cuando múltiples encuestas a nivel nacional lo ubican por debajo del expresidente Trump en distintos estados pendulares que probablemente definirán quien ganará los comicios en noviembre.

Particularmente, una encuesta del NYT reveló que Trump, se disputarse hoy las elecciones, vencería a Biden en Pennsilvania, Michigan, Nevada, Georgia y Arizona; cinco de los seis estados más importantes de las próximas elecciones.

Según el presentador del Daily Wire Ben Shapiro, el debate, en definitiva, es la prueba de que la campaña de Biden se encuentra estancada y desesperada por mejorar su desempeño.

“Joe Biden ahora dice que quiere debatir con Trump. Eso es porque sabe que está perdiendo. Este tipo requirió 5 cortes de edición en 14 segundos para poder desafiar siquiera a Trump. Este es un candidato en modo crisis”, dijo Shapiro.

Mientras tanto, la representante demócrata Nancy Pelosi, no se mostró muy optimista con la idea de que Biden debata con Trump, aunque sí admitió que le gustaba el formato que propuso la campaña del presidente.

"Yo nunca recomendaría subir al escenario con Donald Trump, pero el presidente ha decidido que eso es lo que quiere hacer", dijo Pelosi a la prensa luego de que se anunciara la decisión. "Creo que el formato que sugiere es bueno".