Representantes demócratas y republicanos presentan un proyecto de ley que busca simplificar el código penal federal

“La gente no puede vivir libre cuando el Gobierno la entierra bajo leyes penales incomprensibles e interminables", expresó el representante republicano Chip Roy.

El representante republicano por Texas, Chip Roy, se unió al representante demócrata por Maryland, David Trone, y al republicano por Arizona, Andy Biggs, para presentar una legislación destinada a abordar una preocupación fundamental relacionada con el código penal federal: la determinación precisa de la cantidad de delitos federales existentes y su reducción.

El proyecto titulado "Ley de Conteo de Crímenes para Reducirlos", requeriría que el fiscal general, en colaboración con los líderes de las agencias federales, compile un informe exhaustivo que detalle todos los estatutos penales federales y las regulaciones federales que conlleven sanciones penales.

Además, la propuesta exigiría que para cada delito se proporcionen los siguientes detalles: los elementos de cada delito, las posibles sanciones para cada infracción, el número de procesamientos iniciados en los últimos 15 años por cada delito, y el estándar de intencionalidad necesario para probar la culpabilidad de cada delito.

“La gente no puede vivir libre cuando el Gobierno los entierra bajo leyes penales incomprensibles e interminables. Casi cualquier adulto en este país podría ser acusado de algún tipo de infracción en un momento dado, independientemente de que supiera o no que estaba cometiendo la infracción. Esto necesita cambiar. Obtener un inventario adecuado es un primer paso necesario para solucionar este problema”, explicó Roy.

Aumento de los delitos federales

Según el comunicado de prensa emitido por el representante republicano de Texas, se estima que en Estados Unidos existen entre 4.500 y 5.000 leyes penales, acompañadas de hasta 300.000 regulaciones que pueden resultar en sanciones penales.

Un informe de The Heritage Foundation respalda esta preocupación al revelar una tendencia creciente en los delitos federales. Durante el período entre 2000 y 2007, se observó un aumento significativo de 452 nuevos delitos, promediando aproximadamente 56.5 delitos por año. Además, en los últimos 25 años, el Congreso ha creado más de 500 nuevos delitos por década, y esta tendencia se intensifica aún más durante los años electorales.

“Durante décadas, los estadounidenses (…) han sufrido una criminalización excesiva, a menudo por delitos no violentos”, dijo Trone, destacando que la legislación permitiría examinar de cerca los delitos e identificar aquellos que “no tienen una relación real con la seguridad de nuestras comunidades”.