Mike Johnson tiene "auténticas reservas" sobre la posible expulsión de George Santos de la Cámara de Representantes

El speaker aseguró que los representantes deben votar "según su conciencia" e indicó que el congresista por Nueva York no ha sido condenado por ningún delito. Santos, por su parte, anunció una moción para remover al representante demócrata Jamaal Bowman.

El speaker de la Cámara de Representantes, Mike Johnson, se refirió -en una entrevista a CNN- a la posible expulsión del representante George Santos del órgano. El líder de la mayoría republicana aseguró que tiene "auténticas reservas" referente al caso del congresista por Nueva York, ya que este no ha sido acusado formalmente o condenado por ningún delito.

Sobre la votación  que tendrá como finalidad decidir si se expulsa o no a Santos, el speaker aseguró que va a permitir a toda la Cámara, y en especial a sus colegas de partido, votar "según su conciencia":

Creo que es lo único apropiado que podemos hacer. No hemos azotado la votación, y no lo haríamos. Confío en que la gente tomará esa decisión de manera reflexiva y de buena fe.

La votación será el día viernes, según Axios y CNN. Tenía previsto realizarse el jueves, pero el mismo Santos explicó en una transmisión de X Spaces que de hacerse ese día, coincidiría con su segundo aniversario de bodas y que para él eso "no sería nada genial".

Sin embargo, el representante sí ofreció declaraciones a la prensa el jueves en el Capitolio. Santos calificó de "teatro" las acusaciones y el caso en su contra y reafirmó su decisión de no dimitir de su cargo: "Sí yo me voy, ellos ganan".

Si me voy, ellos ganan. Si me voy, los matones se imponen. Esto es 'bullying' (...) La realidad es que todo es teatro. Es teatro para las cámaras, teatro para los micrófonos, teatro para el pueblo estadounidense a costa del pueblo estadounidense (...) Si la Cámara quiere sentar un precedente diferente y expulsarme, eso va a ser la perdición de muchos miembros de este órgano, porque esto les perseguirá en el futuro, donde las meras alegaciones son suficientes para destituir a miembros debidamente elegidos por su pueblo.

Santos sobrevive a los intentos de expulsión

Santos, congresista de primer año, fue elegido el año pasado para representar al tercer distrito de Nueva York, que incluye partes de Long Island y Queens. El republicano fue objeto de numerosas investigaciones y se ha comprobado que hizo afirmaciones falsas sobre su biografía, historial laboral, antecedentes penales, situación financiera, etnia, religión y otros asuntos, tanto en público como en privado. Tras su elección se supo que gran parte de su biografía parecía inventada. Desde su educación hasta su empleo, pasando por su ascendencia familiar.

La presión para culminar las investigaciones -y posteriormente- expulsar a Santos aumentó después de que el Comité de Ética publicó un informe crítico en el que afirmaba que el representante "violó las leyes penales federales", y detallaba el uso indebido de fondos de campaña en viajes, compras de lujo (botox y accesorios de marcas costosas) y suscripciones a la plataforma para adultos Onlyfans.

El republicano ha resistido a las peticiones de dimisión y se ha mantenido desafiante. Calificó el informe del Comité de Ética como "incompleto, irresponsable y plagado de hipérboles" (en un principio hasta presentó su candidatura a la reelección en 2024, después la retiró). En una sesión de la Cámara, expresó que no tiene la intención de renunciar. Esto impulsó a sus colegas a decidir su destino en el pleno.

A pesar de las acusaciones y las idas a los tribunales, Santos se declaró inocente de 23 cargos federales. Entre toda la polémica, Santos ha sobrevivido a varias votaciones de expulsión este año.

¿Qué dicen los republicanos?

Para expulsar a un miembro de la Cámara es necesario conseguir una mayoría de dos tercios de los votos. De lograrse, Santos se convertiría en el sexto congresista en ser expulsado.

Sus colegas republicanos de la Cámara tienen opiniones divididas sobre su caso. Nick LaLota - representante republicano de Nueva York- comentó que podría haber hasta 150 votos de miembros del GOP para destituir a Santos. Sin embargo, después se retractó e indicó que la votación "podría estar reñida":

La gente nos está diciendo cosas diferentes sobre dónde creen que está el recuento de votos. He hablado con un buen número de personas y creo que alcanzaremos los dos tercios, pero podría estar reñido.

El representante Mike Bost -republicano de Illinois- declaró que se inclina a votar por la expulsión, pero que sería mejor que Santos dimitiera:

Me gustaría que dimitiera por sí mismo. La mayoría de la gente que se encuentra en esta situación -recuerden que sólo lo hemos hecho cinco veces- y yo, pero la mayoría de la gente llega a la conclusión en este punto de que es más importante que él se centre en sus asuntos legales y todo eso.

Una moción para remover a Bowman

Santos quiere morir matando. En su conferencia del jueves, adelantó que ese mismo día presentaría una moción para remover al representante demócrata Jamaal Bowman por haber encendido la alarma del Capitolio sin que hubiese incendio alguno.

El representante republicano sostuvo que cualquiera que hubiese hecho lo que Bowman, "habría sido despedido, habría sido acusado de obstruir una audiencia del Congreso". Lo mismo que le ocurrió, argumentó, a "cerca de 140 personas que están sentadas en prisión en este momento debido al 6 de enero". "Pero Jamaal Bowman obtiene un pase".

Axios accedió a la resolución contra Bowman. El texto dice que Bowman "a sabiendas y voluntariamente dio una falsa alarma de incendio en el House Cannon Office Building" y señala que "se declaró culpable". El político demócrata llegó a un acuerdo de culpabilidad con el fiscal general adjunto de Washington, D.C., Peter Saba, que incluyó la publicación de un comunicado admitiendo su culpabilidad y una multa de 1.000 dólares. Bowman siguió negando que hubiese activado la alarma para retrasar la votación de la ley de gasto provisional del Partido Republicano. 

El demócrata respondió en un comunicado de prensa, recogido por Courthouse News Service, que la iniciativa de Santos era "solamente otro truco sin sentido en su larga historia de estafas, payasadas y fraude descarado". "Nadie en el Congreso, ni en ningún lugar de América, se toma en serio al futuro ex congresista George Santos".