Legisladores republicanos llevan al Congreso la "amenaza inequívoca" que supone la explosión de llegadas de inmigrantes ilegales chinos

El representante Dan Bishop lidera una audiencia sobre el asunto y exigió medidas a la Administración al considerar que el PCCh está detrás de este fenómeno.

La explosión de llegadas de ciudadanos chinos de manera ilegal desde que Joe Biden llegó al poder supone "una amenaza inequívoca para nuestra seguridad nacional". Así de contundente se mostró el legislador republicano Dan Bishop, presidente de la Subcomisión de Supervisión, Investigación y Responsabilidad de Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes y que esta pasada semana inició una audiencia exclusiva sobre este fenómeno en la que acusó al Partido Comunista Chino (PCCh) de estar detrás de este movimiento.

Hombres en edad militar que tratan de entrar sin ser detectados

Los principales motivos de preocupación de los legisladores conservadores se encuentran en el perfil de los ciudadanos de esta nacionalidad aprehendidos, que en una mayoría abrumadora son hombres en edad militar que cruzan la frontera solos, y el hecho de que muchos de ellos fueron detenidos por la Patrulla Fronteriza entre los puertos de entrada tratando de pasar sin ser detectados. Según Bishop, muchos de ellos pagan hasta 60.000 dólares a contrabandistas para que les ayuden a cruzar la frontera.

Según las estadísticas de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés), entre octubre de 2023 y abril de este año han entrado en el país 48.501 ciudadanos chinos, de los que 41.195 son adultos sin acompañantes. En su discurso de apertura de la audiencia, Bishop destacó especialmente las llegadas a través de la frontera sur, incidiendo en el giro brutal vivido durante los dos últimos años y destacando que en lo que va de año fiscal en esta zona ya se han registrado más encuentros (27.700) que en todo el curso pasado (24.314).

Estadística de la CBP.
(CBP)

En total, son apenas 4.000 menos de los que entraron durante todo el año fiscal 2023 (52.700, de los que 45.769 eran adultos solos). En 2022 llegaron 27.756 (26.447 adultos sin cargas familiares) mientras que en 2021, el primer año con Biden, llegaron 23.172 personas maduras de los 23.471 ciudadanos del gigante asiático que cruzaron las fronteras en total. Unas cifras que contrastan con los 1.077 ciudadanos de esta nacionalidad que fueron aprehendidos en 2018 o los 1.282 de 2020.

La Administración Biden impide "una investigación seria"

Para Bishop, "se trata de una preocupación de seguridad nacional, y no es nueva. Hace un año, el actual Jefe de la Patrulla Fronteriza y entonces Jefe del Sector de Del Río, Jason Owens, declaró en una entrevista transcrita con el Comité que, 'incluso sin el aumento, las personas procedentes de la República Popular China serían motivo de preocupación para mí. Ese siempre va a ser un grupo al que miramos más de cerca y trabajamos con nuestros socios, con el FBI, para asegurarnos de que no suponen una amenaza'".

Además, el republicano apuntó que el protocolo que la Administración Biden ha impuesto a los agentes de la Patrulla Fronteriza impide "una investigación seria", limitándose a la formulación de una serie de preguntas genéricas:

Lamentablemente, bajo la administración Biden, los agentes de la Patrulla de Fronteras han recibido instrucciones de que, al procesar a ciudadanos chinos, deben realizar entrevistas breves y básicas, que incluyan sólo preguntas genéricas sobre antecedentes, en lugar de entrevistas en profundidad. En otras palabras, no hay una investigación seria. Estas preguntas se limitan al servicio militar, la educación, el lugar de nacimiento en China, el empleo y la afiliación política al PCCh. Los agentes sólo proceden a una entrevista en profundidad si una de las respuestas de la entrevista básica está marcada, por lo que cabe preguntarse hasta qué punto es probable que alguien que se presenta en la frontera admita que está aquí para cumplir las órdenes del Partido Comunista Chino o tal vez del EPL. En su lugar, es probable que esa persona proporcione las respuestas que los traficantes de personas que le introdujeron en el país le dijeron que diera a la Patrulla Fronteriza. Sólo tiene que dar las respuestas correctas y entrar directamente en nuestra patria.

Falta de colaboración de China para investigar

Algo que, sumado a la falta de colaboración de China para la comprobación de los antecedentes, crea una situación peligrosa para el país, según Bishop: "Estas limitadas entrevistas, combinadas con la falta de información fiable procedente de China para verificar las declaraciones biográficas y los limitados servicios de traducción, restringen gravemente la capacidad del CBP para llevar a cabo una rigurosa investigación de antecedentes penales y de seguridad nacional".

Además, la llegada de todas estas personas está aumentando otro de los grandes problemas nacionales: el tráfico de drogas. "Las acusaciones federales del mes pasado en Carolina del Norte muestran asociaciones entre cárteles de la droga mexicanos y organizaciones delictivas transnacionales chinas dedicadas a operaciones de blanqueo de capitales en todo Estados Unidos. Esto se vio reforzado por el testimonio de funcionarios federales antinarcóticos en una audiencia en el Senado hace dos semanas, según el cual las organizaciones criminales chinas 'se han convertido en los blanqueadores de dinero profesionales preferidos por los narcotraficantes mexicanos'", apuntó Bishop, que añadió: "Informes recientes también han revelado que hay granjas de marihuana gestionadas por chinos por todo Estados Unidos, y que muchas de ellas explotan a trabajadores procedentes de China".

"Las organizaciones delictivas transnacionales y el PCCh ven en nuestra frontera abierta una oportunidad"

El veterano congresista lamentó que nada de esto haya hecho a la Administración Biden implementar "medidas de sentido común para asegurar nuestra frontera ante amenazas tan evidentes para nuestra patria", sino que insiste en la política de "capturar y liberar" que está incentivando la llegada masiva de ilegales y de potenciales peligros para el país.

Las organizaciones delictivas transnacionales y el PCCh ven en nuestra frontera abierta una oportunidad. Esta oleada de ciudadanos chinos en nuestra frontera sin precedentes recientes presenta una importante vulnerabilidad para la seguridad nacional, lista para ser explotada.