La reacción del exmédico de la Casa Blanca al artículo del WSJ sobre la salud de Biden: "Tiene problemas importantes, no debería tener el trabajo"

Ronny Jackson, actual congresista republicano, dijo que el estado del presidente pasó a ser una cuestión de "seguridad nacional".

La salud de Joe Biden está llamada a ser uno de los temas centrales de las elecciones presidenciales de noviembre. Así lo evidencia el propio presidente en varias apariciones públicas e incluso se ve reforzados por las encuestas. A esto recientemente se sumó un artículo de The Wall Street Journal, que dialogó con 45 que participaron en reuniones o entrevistar al presidente, obteniendo testimonios que encendieron aún más las alarmas sobre Biden. Ronny Jackson, quien se desempeñó como médico presidencial de Barack Obama y Donald Trump, se mostró muy preocupado la situación.

"A veces hablaba en voz tan baja que a algunos participantes les costaba oírle. Leía de sus notas para exponer puntos obvios, hacía pausas prolongadas y a veces cerraba los ojos durante tanto tiempo que algunos en la sala se preguntaban si se había desconectado", escribió el WSJ, en base a los relatos de cinco personas que participaron en las reuniones que Biden mantuvo con los líderes del Congreso sobre la aprobación de fondos para Ucrania.

Incluso el expresidente de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, remarcó la diferencia en el estado de Biden, comparando su época como vicepresidente y su época como líder del mundo libre. "Solía reunirme con él cuando era vicepresidente. Iba a su casa. No es la misma persona", señaló el californiano.

"Es una cuestión de seguridad nacional"

Apenas unas horas después, Jackson habló con Fox News Digital, recordó que ya había anticipado el estado de salud de Biden. "El artículo simplemente documenta lo que he estado diciendo todo el tiempo: él no es apto para ser Comandante en Jefe. Tiene problemas importantes, no debería tener el trabajo. Ya sabes, es una cuestión de seguridad nacional para nosotros".

A su vez, el actual congresista republicano de Texas argumentó que la información del WSJ provino en parte de algunos demócratas, lo que podría ser el inicio del un golpe político contra el presidente a menos de seis meses de las elecciones.

"Creo que el hecho de que haya salido así, y que tenga tan buenas fuentes, me dice que este podría ser el primer intento de la izquierda de empezar a sentar las bases para deshacerse de él", continuó.

Jackson recordó que envió al menos cinco cartas a la Casa Blanca alertando sobre el deteriorado estado de salud de Biden, pero que todas ellas fueron ignoradas. "No sé si sirve de algo enviar otra carta en este momento", dijo Jackson. "Los han ignorado a todos", sentenció.

El republicano se desempeñó como médico del presidente entre el 2013 y 2018, atendiendo a Obama y a Trump. Durante la gestión de este último también fue el primer asesor médico jefe del presidente.