Juicio contra Hunter Biden: la Fiscalía muestra mensajes del hijo del presidente tratando de conseguir drogas en la época en la que compró el arma de fuego

Los jurados escucharon apartes de su libro en los que habla de la "sabiduría de los adictos al crack" y alardea de su capacidad para "encontrar crack en cualquier ciudad".

Este martes inició formalmente el juicio contra el famoso hijo del presidente Joe Biden, Hunter Biden. En los argumentos de apertura la Fiscalía dijo que mostraría evidencia de que el hijo del presidente fumaba crack cada 15 a 20 minutos en los días en los que compró el arma de fuego por cuya supuesta compra ilegal enfrenta cargos penales. Hunter está acusado de tres cargos y si es hallado culpable la pena podría ser de hasta 25 años de cárcel.

Hunter habría mentido cuando compró un arma de fuego en el 2018 y dio información falsa al vendedor, asegurando que no estaba consumiendo ni tenía adicción a sustancias controladas. Los fiscales han insistido en que la acusación no es sobre su adicción, lo cual no es una "elección", sino sobre la decisión de comprar un arma mientras estaba bajo el consumo de drogas y mentir para lograr la compra.

Este juicio dará mucho de qué hablar. Es la primera vez que el hijo de un presidente enfrenta cargos criminales. Entre los testigos que llamará la Fiscalía y que seguramente van a generar muchas reacciones están varias de las exparejas de Hunter, incluida Hallie Biden, la viuda de su hermano, que luego se convirtió en su novia y con quien mantenía una relación en el momento de la compra del arma.

La famosa computadora de Hunter es presentada como prueba

La Fiscalía presentó la famosa computadora de Hunter en la Corte como parte de los registros que dan constancia de que el hijo del presidente sí estaba consumiendo drogas para la época en la que compró el arma en cuestión. La agente especial del FBI Erika Jensen testificó durante este martes verificando que la computadora sí pertenecía a Hunter. El FBI obtuvo la computadora del hijo del presidente después de que se les avisara que esta había sido abandonada en una tienda Mac en Delaware y que posiblemente su dueño era Hunter Biden.

La computadora ha sido clave para el caso porque tiene mensajes en los que se detallan acuerdos -para comprar drogas- que presuntamente habría realizado Hunter en esa época. En los intercambios se trataban temas como la ubicación para reunirse, las cantidades de droga que compraría e incluso se expusieron mensajes de Hunter buscando conseguir "talco para bebés".

Por ejemplo, los fiscales expusieron un intercambio entre Hallie Biden y Hunter, en el que él le asegura que en ese momento estaba esperando a un dealer de drogas. En otro mensaje, que habría ocurrido dos días después de la compra del arma, Hunter le dice a Hallie que estaba en su automóvil consumiendo crack.

Las declaraciones de Hunter en su libro

Durante este martes la Fiscalía reprodujo en audio apartes del libro de Hunter Biden "Beautiful Things".  Los extractos muestran claramente la condición de drogadicto del hijo del presidente para la época de la compra del arma en cuestión. Los jurados y el juez escucharon declaraciones hechas por el mismo acusado en las que detalla su consumo de drogas.

Se escuchó a Hunter hablar de la "sabiduría de los adictos al crack", alardear de su capacidad para "encontrar crack en cualquier ciudad". También se escucharon reflexiones del hijo del presidente sobre sus días de adicción: "El crack te lleva a los rincones más oscuros de tu alma, así como a los rincones más oscuros de cada comunidad". Todas estas afirmaciones leídas de su propio libro.

La Fiscalía también presentó como prueba el formulario que firmó Hunter Biden para comprar el arma de fuego y en el cual se ve marcada la casilla "no" en la pregunta sobre uso de sustancias ilegales.