Haley dice que si gana las elecciones y Trump es declarado culpable, estaría dispuesta a indultarlo

"Tenemos que dejar la negatividad (…) No quiero que este país siga dividido", opinó la precandidata presidencial republicana.

La precandidata presidencial republicana Nikki Haley afirmó que, en caso de que Donald Trump sea declarado culpable de un delito federal y ella acceda a la presidencia, le otorgaría un indulto al exmandatario.

Haley estaba en un town hall de Fox News en Carolina del Sur, cuando opinó que otorgarle el perdón a Trump sería “lo mejor para el país”. "Indultaría a Donald Trump porque creo que es importante que el país avance", afirmó Haley. "Tenemos que dejar la negatividad (…) No quiero que este país siga dividido. No creo que sea lo mejor para Estados Unidos tener un presidente de 80 años en la cárcel y tener a todos molestos por eso. Creo que este sería el momento en que necesitaríamos avanzar y solucionar esto”, agregó.

A pesar de esto, Haley no escatimó las críticas contra Trump y recordó la larga contienda electoral republicana por la que ha atravesado, "Había 14 candidatos en la carrera. Hemos derrotado a una docena de compañeros. Sólo me queda uno más al que alcanzar. Y en todo esto, ha habido detractores y no pasa nada. Estoy acostumbrada a ser un menospreciada".

Las declaraciones de Nikki Haley se produjeron justo antes de las primarias del 24 de febrero en Carolina del Sur, donde se enfrentará una vez más a Trump en una batalla que promete ser intensa y decisiva para el futuro del Partido Republicano.

Problemas legales de Trump

Trump, actualmente considerado el favorito del Partido Republicano, enfrenta diversos desafíos legales, entre ellos un caso por presuntas acciones para mantenerse en el poder tras la derrota en las elecciones de 2020 y otro por la supuesta retención intencionada de información de seguridad nacional.

Además de estos desafíos legales, Trump sufrió un revés adicional recientemente, ya que se le prohibió realizar actividades comerciales en Nueva York durante tres años. Esta decisión se tomó en el marco del juicio por fraude civil en Nueva York, iniciado por la fiscal general Letitia James, que también resultó en una orden de pagar más de 350 millones de dólares en concepto de daños y perjuicios.