fbpx

El régimen iraní culpa al propio Rushdie del atentado que sufrió el viernes

Teherán se desmarca del ataque e insiste en que el autor británico "insulta" al islam en su novela 'Los versos satánicos'.

El portavoz del Ministerio de Exteriores de Irán, Naser Kanaani, manifestó este lunes que es el propio escritor el culpable del atentado que sufrió el pasado viernes, cuando se disponía a impartir una conferencia sobre el papel de EEUU como refugio de escritores perseguidos en Chautauqua, Nueva York.

En la primera reacción que llega desde Teherán, Kanaani afirmó que el Gobierno iraní "no tiene ningún tipo de vínculo con el apuñalamiento" y que "nadie tiene derecho a culpabilizarles", pese a que el fundador de la República Islámica de Irán, Ruholá Jomeini, dictase una condena a muerte contra Rushdie en forma de fetua que no ha sido abolida. Kannani hizo referencia a Los versos satánicos, en el que afirma que Rushdie "insulta los asuntos sagrados del islam" y "provoca la ira de la gente".

Respecto al estado de salud del escritor, ya no necesita respiración asistida y pudo decir algunas palabras, tal y como detalló su hijo Zafar en un comunicado; aunque "continúa en estado crítico" y existe la posibilidad de que pierda la visión en un ojo como consecuencia de las puñaladas que recibió en la cara, el abdomen y el cuello.

Por otro lado, el agresor de Rushdie, Hadi Matar, de 24 años, natural de California y residente en Nueva Jersey, se ha declarado inocente ante las autoridades.

J.K. Rowling, también amenazada: "No te preocupes, eres la siguiente"

La policía investiga la amenaza que recibió en Twitter la escritora J.K. Rowling después de apoyar públicamente a Salman Rushdie. "No te preocupes, eres la siguiente", rezaba el mensaje.

Rowling, famosa por escribir la saga de Harry Potter, publicó el mensaje amenazante, escrito por un tal Meer Asif Asiz, que también defendió a Hadi Matar. La autora ya cuenta con multitud de apoyos en las redes sociales después de recibir estas amenazas tras mostrarse "horrorizada" por el atentado contra la vida de Rushdie.