El fiscal general de Wisconsin acusa de “falsificación grave” a tres aliados de Trump por la trama de electores falsos

Los fiscales estatales de Michigan, Arizona, Nevada y Georgia también presentaron cargos contra un grupo de allegados al expresidente por el mismo esquema.

Tres aliados del expresidente Donald Trump fueron acusados de “falsificación grave” en Wisconsin por la trama de electores falsos en las elecciones generales de 2020.

De acuerdo con la acusación, los tres imputados formaron parte de un ​​esfuerzo por presentar una lista de electores falsos y usurpar las elecciones presidenciales de 2020.

Los electores son aquellas personas designadas para representar a los votantes en las elecciones presidenciales. El partido del candidato ganador de cada estado determina la agrupación política de los electores que son enviados al Colegio Electoral. Según los fiscales, la trama de falsos electores se realizó para intentar revertir los resultados electorales de 2020 en favor de Trump.

Los acusados son: Kenneth Chesebro, un abogado que ayudó a organizar la trama; Jim Troupis, exabogado del expresidente Trump; y Michael Roman, exfuncionario de la campaña de Trump.

Trama de electores falsos Wisconsin by emmanuel.rondon on Scribd

Cada uno de ellos enfrenta un solo cargo de falsificación grave y los tres deben comparecer ante el Tribunal de Circuito del Condado de Dane el 19 de septiembre.

El castigo para cada uno podría ir desde seis años de prisión y hasta multas de 10.000 dólares.

La idea de los acusados, según la imputación, era entregar documentos electorales falsos de Wisconsin a un empleado de un congresista que posteriormente entregaría dichos documentos al entonces vicepresidente Mike Pence el 6 de enero de 2021.

Con la acusación, el fiscal general de Wisconsin, el demócrata Josh Kaul, se unió a los fiscales estatales de Michigan, Arizona, Nevada y Georgia que también presentaron cargos contra un grupo de aliados del expresidente por el mismo esquema de electores falsos.

"La denuncia penal en este caso alega que los acusados ​​formaban parte de una conspiración para presentar un certificado de supuestos votos electorales de personas que no eran los electores debidamente designados de Wisconsin", dijo el fiscal Kaul en un comunicado. "El Departamento de Justicia de Wisconsin está comprometido a proteger la integridad de nuestro proceso electoral".

Según informó CNN, uno de los acusados, el abogado Chesebro, estaba colaborando con las investigaciones en al menos cuatro estados indecisos, incluido Wisconsin. No obstante, su cooperación no fue suficiente para evitar cargos.

“La denuncia penal, sin embargo, sugiere que Chesebro hizo declaraciones falsas a los investigadores sobre su uso de las redes sociales, lo que puede haber influido en que los fiscales presentaran cargos en su contra a pesar de su cooperación anterior”, informó la cadena de noticias.

La acusación llega un año después de que diez electores falsos de Wisconsin reconocieron tras una demanda civil su intento de revertir la derrota de Trump en 2020 y a su vez dieron legitimidad a la victoria del presidente Joe Biden.

Estos electores falsos se comprometieron en el acuerdo legal a no actuar como electores reales en 2024 ni en ninguna elección en la que Trump esté en la boleta. Asimismo, también afirmaron que no actuarían como electores falsos en cualquier elección futura.

Según el acuerdo legal, los diez electores afirmaron que fueron “utilizados como parte de un intento de anular indebidamente” los resultados electorales de las elecciones de 2020.

“Por la presente reafirmamos que Joseph R. Biden, Jr. ganó las elecciones presidenciales de 2020 y que no fuimos los electores presidenciales debidamente elegidos para el estado de Wisconsin para las elecciones presidenciales de 2020”, se leía en la declaración. “Nos oponemos a cualquier intento de socavar la fe del público en los resultados finales de las elecciones presidenciales de 2020”.

Chesebro y Troupis también firmaron el acuerdo tras la demanda civil.

Por el momento, los diez electores falsos no han sido acusados de ningún delito por los fiscales estatales de Wisconsin.