Cruce de opiniones en la Corte Suprema: "Critican las decisiones con las que no están de acuerdo"

John Roberts le respondió directamente a Elena Keagan en su escrito que representó a los otros conservadores (menos a Amy Coney Barrett) del máximo tribunal.

La Corte Suprema de Justicia (SCOTUS) dictaminó que Joe Biden no tiene autoridad para poner en marcha su plan de cancelación de deuda estudiantil mediante acción ejecutiva. Los seis conservadores se unieron en contra de los 3 liberales para negarle al presidente su iniciativa educativa. Al momento de revelar las opiniones, estas tuvieron algunos roces entre sí.

El máximo tribunal del país anuló la iniciativa del presidente, que hubiera cancelado hasta $20,000 dólares en préstamos para los beneficiarios de la Beca Pell y $10,000 para otros prestatarios, siempre y cuando el ingreso del individuo es inferior a $125,000.

John Roberts escribió la opinión mayoritaria de todos los conservadores de la Corte menos de Amy Coney Barrett, quien optó por redactar una opinión concurrente. ¿Qué significa esto? Simplemente que está de acuerdo con el fallo pero por diferentes razones que sus colegas.

Del otro lado, fue Elena Kagan quien representó a Ketanji Brown Jackson y a Sonia Sotomayor. La jueza refutó las palabras de su colega, se mostró en desacuerdo con los méritos del caso e insinuó que el fallo sobrepasaba los poderes del tribunal.  "En todos los aspectos, el Tribunal se ha extralimitado hoy en su papel limitado y apropiado en el gobierno de nuestra nación", redactó.

"Mentes razonables pueden estar en desacuerdo con nuestro análisis - de hecho, al menos tres lo están", escribió Roberts en su decisión sobre la deuda estudiantil, en referencia a la disidencia. "No confundimos este desacuerdo claramente sincero con menosprecio. Es importante que el público tampoco sea inducido a error. Cualquier percepción errónea de este tipo sería perjudicial para esta institución y nuestro país", continuó.

Roberts no dejó pasar el dardo lanzado por su colega y argumentó que hay una nueva tendencia de criticar lo que uno no considera correcto. "Se ha convertido en una característica preocupante de algunas opiniones recientes criticar las decisiones con las que no están de acuerdo por ir más allá de la función propia del poder judicial", indicó el magistrado.