fbpx

El alcalde Adams pasa de los "brazos abiertos" a no querer inmigrantes en Nueva York

El alcalde neoyorquino amenaza con enviar autobuses a Texas en respuesta a la llegada de ilegales a la gran manzana.

El alcalde de Nueva York Eric Adams ha cambiado radicalmente su discurso sobre la inmigración desde que han llegado a la ciudad algunos autobuses con inmigrantes procedentes de Texas. Adams ha mostrado su enfado con estas remesas de ilegales hasta el punto de "contemplar profundamente" el envío de "autobuses cargados de neoyorquinos hacia Texas" a modo de represalia. Adams califica de "horrible" la llegada de inmigrantes a la gran manzana.

Resulta sorprendente el cambio de discurso de Adams en lo referente a la inmigración. Apenas acaba de empezar a cumplirse el envío de autobuses desde Texas hacia Nueva York y Washington D.C. anunciado por el gobernador Greg Abbott y el alcalde demócrata da un giro de 180 grados en sus afirmaciones. Esto es lo que decía hace menos de un mes, cuando desde Texas se denunciaba la crisis fronteriza que vive el estado :

"Nueva York recibe a los inmigrantes con los brazos abiertos", aseguraba Adams el pasado 19 de julio, poco después de que desde el estado de la estrella solitaria se denunciara la inacción del Gobierno federal ante una "invasión fronteriza" ignorada desde la Administración demócrata.

En tan solo unas semanas, Eric Adams cambia su discurso amparándose en una supuesta protección a los ilegales, ya que asegura que "son forzados" a acudir a Nueva York. Eso sí, no duda en calificar a los inmigrantes como una "verdadera carga" para la ciudad que gobierna.

Abbott invita a los alcaldes demócratas a conocer la realidad de la crisis migratoria

A principios de mes, el gobernador de Texas invitó a Erick Adams y a la alcaldesa de Washington D.C., Muriel Bowser, a visitar la frontera del estado con México para que puedan tener una visión real de la dimensión de la crisis humana que se vive por la oleada de inmigrantes ilegales.

"Como gobernador, les invito a visitar nuestra región fronteriza para que puedan ver de primera mano la grave situación que se vuelve más urgente con cada día que pasa. Y a que se reúnan con los funcionarios locales que, como ustedes, se dan cuenta de que este asunto merece una acción federal inmediata". Tanto Adams como Bowser rechazaron esta reunión, aunque ambos coinciden con Abbott en la necesidad de incrementar los recursos federales ante la llegada de inmigrantes (a sus ciudades).