Florida emite una orden sobre las excepciones a la prohibición del aborto de seis semanas y acusa a los críticos de promover una "campaña de miedo" contra la ley

El pasado 1 de mayo entró en vigor la Ley de Protección del Latido del Corazón, una de las legislaciones provida más importantes en todo Estados Unidos.

La Agencia para la Administración de la Atención Médica de Florida emitió este jueves una orden donde explicó cuáles son las excepciones para la Ley de Protección del Latido del Corazón, una nueva legislación que prohíbe el aborto después de las seis semanas en el Sunshine State que ha sido muy cuestionada por la Administración Biden y los medios de comunicación de corte progresista a nivel nacional.

La nueva orden estipula que hay excepciones para ciertas afecciones médicas que ponen en peligro la salud de la mujer embarazada y del feto.

De acuerdo con la orden emitida, antes del cambio ley, los abortos se permitían hasta la semana quince de embarazo, sin embargo, la rotura prematura de membranas pretérmino (RPMP), el embarazo ectópico y el embarazo molar “son afecciones médicas que pueden producirse cuando la edad gestacional del feto es superior a las 6 semanas, y pueden suponer un peligro inmediato para la salud, la seguridad y el bienestar de las mujeres y los fetos en hospitales y clínicas abortivas si no se les presta una atención y un tratamiento inmediatos y adecuados”.

Por esta razón, los reguladores de salud de Florida explicaron que, ahora mismo, existe un peligro inmediato para la salud y seguridad de las mujeres embarazadas y los bebés gracias a una “campaña de miedo” y de “desinformación” impulsada por los medios masivos, la Administración Biden y los grupos proaborto que buscan tergiversar el contenido de la Ley de Protección de los Latidos del Corazón “y los esfuerzos del Estado para proteger la vida, a las madres y a las familias”.

“La Agencia está iniciando la elaboración de normas para salvaguardar contra cualquier daño inmediato que podría venir a las mujeres embarazadas debido a la desinformación. Esta normativa garantizará que los proveedores de atención sanitaria establezcan procedimientos de historiales médicos que protejan adecuadamente la atención y la seguridad tanto de las madres como de sus bebés no nacidos durante las emergencias médicas”, explicó la agencia de Salud.

Posteriormente, los reguladores estatales explicaron las nuevas excepciones que se aplican a la prohibición:

- Cuando un médico intente inducir el nacimiento con vida de un feto, independientemente de la edad gestacional, para tratar la rotura prematura de membranas, y el feto no sobreviva, el incidente no constituirá un aborto y no se notificará conforme a esta norma.

- El tratamiento de un embarazo ectópico no se considerará un aborto y no se notificará conforme a esta norma.

- El tratamiento de un tumor trofoblástico no se considerará un aborto y no se notificará conforme a esta norma.

Además de estos casos recientemente añadidos, la prohibición aprobada por el gobernador Ron DeSantis ya contemplaba excepciones en casos de violación, incesto y trata de personas hasta las 15 semanas de embarazo.

Asimismo, como normal general, la prohibición de seis semanas también permite una excepción a los médicos para practicar un aborto si es necesario para salvar la vida de la madre o prevenir “un riesgo grave de deterioro físico sustancial e irreversible”.

La prohibición del aborto, a pesar de que fue aprobada el año pasado por DeSantis, entró en vigor el pasado 1 de mayo luego de que la Corte Suprema decidiera sobre una impugnación de una medida separada que prohíbe los abortos después de las 15 semanas de embarazo.

Finalmente, la Corte Suprema de Florida se puso del lado de la gobernación y la nueva prohibición entró en vigor.