Estos son los alimentos que te ayudan a adelgazar con más rapidez mientras duermes

Aunque no existen comidas ni bebidas milagrosas, aprovechar de manera consciente los nutrientes puede potenciar la pérdida de peso.

Es ampliamente conocido que adoptar una dieta equilibrada y practicar ejercicio regularmente son elementos fundamentales para alcanzar el cuerpo deseado. No obstante, existen algunos trucos específicos que pueden optimizar y facilitar el proceso de pérdida de peso.

Cada vez son más las personas que entienden que tener los conocimientos adecuados sobre alimentación es esencial, no solo para llevar una vida saludable, sino también para aprovechar las propiedades de los alimentos y obtener diversos beneficios.

Aunque no hay alimentos milagrosos, los nutrientes presentes en muchos alimentos pueden potenciar la pérdida de peso al activar el metabolismo, satisfacer el hambre, evitar los picos de glucosa, entre otros efectos positivos.

Tan esencial como entender las propiedades de los alimentos que ingerimos es saber cuándo consumirlos para obtener los mayores beneficios. Algunos alimentos, si se consumen por la noche, pueden contribuir a la quema de grasa incluso mientras duermes.

¿Qué alimentos comer en la cena?

Si lo que quieres es perder peso mientras tu cuerpo está en reposo durante la noche, los alimentos ricos en proteínas son particularmente relevantes, ya que, además de proporcionar saciedad, son esenciales para reparar y mantener en buen estado la musculatura, que es el tejido metabólicamente más activo.

Aquí te presentamos algunos alimentos considerados ideales para la cena, que poseen propiedades quemagrasas y pueden contribuir al proceso de adelgazamiento mientras descansas:

Pavo: caracterizado por ser bajo en grasas y rico en proteínas, este alimento no solo contribuye a mejorar la calidad muscular, sino que también favorece el descanso. Además, constituye una excelente fuente de triptófano, promoviendo un sueño reparador.

Huevos: considerados como una fuente nutritiva y rica en proteínas, estos alimentos generan un efecto saciante que ayuda a inhibir la sensación de hambre. De acuerdo con la Fundación Española de la Nutrición, un solo huevo aporta tan solo 84 calorías.

Cereales integrales: reconocidos por su riqueza en fibra y proteínas. Admás la variedad que ofrecen, como quinoa, avena y arroz integral, los convierte en una opción excepcional para adelgazar. Estos cereales no solo nutren, sino que también aceleran el metabolismo durante la digestión, contribuyendo a alcanzar los objetivos de pérdida de peso.

Almendras: estos frutos secos no solo son altamente saciantes, sino que también son una buena fuente de proteínas vegetales y proporcionan ácidos grasos saludables. No obstante, se recomienda consumir con moderación precisamente debido a su elevado contenido graso.

Requesón: este lácteo no solo brinda un notable aporte de proteínas, sino que llega a proporcionar hasta cuatro veces más que la leche. Además, se destaca por ser más ligero y digestivo en comparación con otros quesos.

Crema de cacahuete: con un generoso contenido de proteínas, este alimento, a pesar de su alta concentración de grasas, se presenta como una elección viable para la ingesta nocturna, especialmente para dietas deportivas.

Yogur griego: contiene más proteínas que su contraparte tradicional. Este lácteo no solo proporciona triptófano, un precursor de la serotonina y la melatonina que favorece un mejor descanso nocturno, sino que también es una destacada fuente de vitaminas y minerales.

Cenar estos alimentos en el contexto de una dieta hipocalórica, donde se consuman menos calorías de las que se gastan diariamente, puede ayudar a facilitar la pérdida de peso.

Bebidas que también favorecen la pérdida de peso

La ingesta de determinadas bebidas por la noche puede ser un truco adicional para estimular el metabolismo durante el sueño y facilitar la quema de calorías.

Infusión de manzanilla: excelente elección, ya que no solo favorece la digestión, sino que sus propiedades antioxidantes y depurativas contribuyen a la desintoxicación del organismo.

Leche: aunque el yogur ofrece una mayor cantidad de proteínas, optar por consumir leche antes de dormir sigue siendo una buena elección para quemar grasa y mejorar el descanso, gracias a su contenido de calcio y triptófano.

Infusión de arándano: las propiedades de esta fruta contribuyen a la reducción de los niveles de glucosa en sangre, previniendo así el almacenamiento de azúcares que podrían convertirse en grasa.

Kéfir: es muy similar al yogur líquido, pero con un sabor más agrio. El Kéfir destaca por sus elevados niveles de probióticos, que benefician la flora intestinal y mejoran la absorción de nutrientes. Además, constituye otra fuente significativa de proteínas.

Infusión de jengibre y limón: si bien ambos alimentos por separado son conocidos por activar el metabolismo, su combinación potencia aún más el proceso de aceleración, a la vez que contribuye al fortalecimiento del sistema inmunológico.